Los fanáticos de “Regreso al futuro” y los amantes de los coches cuadrados de acero inoxidable pueden estar de regocijo. El DeLorean DMC-12 podría estar de vuelta ahora que los talleres de bajo volumen como Icon, Singer o Superformance puedan establecerse como fabricantes y beneficiarse de las nuevas regulaciones que se ciernen sobre los Estados Unidos..

En 2016, la compañía estadounidense DeLorean Motor Company, propietaria de la marca DeLorean, anunció que construiría una serie limitada de “nuevos” DMC-12 utilizando piezas nuevas y antiguas. La medida hubiese sido posible con la aplicación de la Ley de Fabricantes de Vehículos Motorizados de Bajo Volumen de 2015, que permite a las pequeñas empresas construir 325 unidades por año sin tener que cumplir con las regulaciones de seguridad actuales.

Sin embargo, eso nunca llegó a suceder. Entonces la reflotada DeLorean suspendió sus planes porque la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) no presentó las pautas para la propuesta, que debía entrar en vigor en diciembre de 2016. Pero gracias a una demanda de la Asociación de Mercados de Equipamiento Especial (SEMA) el pasado mes de octubre, parece que finalmente el organismo regulador ha tomado medidas.

El “nuevo” DeLorean DMC-12 sería una versión actualizad del original, que se vendió entre 1981 y 1983. La carrocería mantendría el acero a la vista, pero con los faros actualizados. También obtendrían un nuevo motor V6 de 350 CV, más del doble del rendimiento que ofrecía el cepo bloque de PRV, con un interior, sistema de audio e incluso conectividad de última generación. Sin embargo, la capacidad de viajar en el tiempo seguirá sin estar disponible desde fábrica.

Según Hagerty, también se podrían incluir otras moderneces como ABS, control de tracción, y es probable que haya mejores discos y pinzas de freno. Los coches también podrían obtener servicios como la navegación o asientos con calefacción. Debería costar alrededor de 100.000 dólares, unos 90.500 euros. James Espey, presidente y CEO de DeLorean Motor Company le dijo a la publicación estadounidense que, probablemente, producirán uno o dos coches por semana.

Espey también explicó que el jaleo con el gobierno aún no ha terminado. Lo siguiente es un período de comentarios públicos de 30 días después del cual la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB) revisará la regulación y descubrirá cómo los solicitantes podrán completarla. Espey estima que tomará seis meses. También señaló que SEMA no está retirando su demanda hasta que dicha regulación se aplique. Dicho esto, no podemos esperar para revivir nuestra nostalgia.

Fuente: Hagerty

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta