Conocimos un poco el Lancia Voyager durante su presentación europea en Turín y allí pudimos comprobar cómo quiere hacerse un hueco en el segmento de los grandes monovolúmenes con tres aermas: espacio, modularidad y acabados de lujo. Según el mercado, la gama de Lancia Voyager se articula en tres equipamientos (Silver, Gold y Platinum) y dos propulsores: un turbodiésel 2.8L de 163 y el gasolina 3.6L V6 Pentastar de 283 CV.

Pues bien, el motor de 163 CV será sustituido por un 2.8 turbodiésel common-rail de 178 CV (131 kW) con un  par máximo de 360 Nm disponible de 1.400 a 3.400 rpm), lo que se traduce en una elasticidad y rapidez de respuesta.

Lancia explica en su nota de prensa que el nuevo 2.8 turbodiésel de 178CV de Lancia Voyager incluye novedades como un colector de admisión de material de composite con sistema de control electrónico de la turbulencia, la recirculación de los gases de escape (EGR), los segmentos de rozamiento reducido, los sensores de la temperatura del aceite y de los gases de escape, el filtro de partículas diésel (DPF).

Estas y otras soluciones para disminuir el ruido, las vibraciones y la rigidez (NVH), y garantizar un mayor confort de marcha. Así, el Lancia Voyager 2.8 turbodiésel de 178 CV alcanza los 193 km/h, acelera de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y consume, en el ciclo mixto de homologación, 7,9 l/100 km con unas emisiones de CO2 de 207 g/km.

La gama 2013 de Lancia Voyager presenta, además de los nuevos colores metalizados ‘Maximum Steel’ y ‘Billet Silver’, el innovador sistema Trailer Sway Damping de serie. Cuando se circula con un remolque, siempre existe la posibilidad de que se produzca una oscilación peligrosa. Este sistema de amortiguación electrónico del derrape del remolque detectar posibles oscilaciones repentinas del remolque y ayudar a corregir la situación.

El sistema utiliza los sensores del control electrónico de estabilidad (ESC) para detectar cuándo el vehículo y/o el remolque empieza a oscilar demasiado sin que el movimiento haya sido ocasionado por un viraje. El sistema aplica así una presión de frenado en las ruedas de los extremos opuestos del vehículo y puede regular la válvula de mariposa para contribuir a paliar el derrape y mantener la estabilidad del vehículo y el remolque. Con el nuevo sistema Trailer Sway Damping de serie en todos los equipamientos, el Lancia Voyager puede arrastrar un remolque (caravana o carro) con mayor seguridad.

Galería de fotos:

Ver galeria (40 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta