El Opel GT ha sido uno de esos modelos que no se olvidan con el paso del tiempo. El deportivo alemán que nació bajo el famoso eslogan de “solo volar es más divertido” alcanza su 50 aniversario. Pero su historia comenzaba unos años antes, concretamente en 1965, cuando era presentado en el Salón de Frankfurt el Opel Experimental GT. El primer prototipo que anticipó al modelo de producción sorprendió por su llamativo diseño y sus formas que fueron equiparadas con “una botella de Coca-Cola”.

Este ejemplar había salido de la pluma del diseñador Erhard Schnell, que había trabajado de forma secreta con su equipo en el pionero Estudio de Diseño de la marca en Rüsselsheim. La acogida fue tal que decidieron darle ‘luz verde’ al proyecto y en 1968 era presentada la versión definitiva, con un aspecto más atlético que el prototipo. Destacaba por su capó alargado, los faros escamoteables redondeados y una silueta muy aerodinámica.

En el interior se podía ver unos deportivos asientos tipo baquet, un volante de tres radios y las mismas formas circulares en la instrumentación. Inicialmente se podía elegir con dos motores, el de 1.1 litros y 60 CV procedente del Kadett y el de 1.9 litros de 90 CV que provenía del Rekord. Tenía tracción trasera y un cambio manual de cuatro marchas o uno automático de tres. En Europa el manual más potente fue el que levantó pasiones, con su aceleración de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y una punta de 185 km/h.

Para el proceso de producción se contó con la ayuda de los carroceros franceses de Chausson y Brissoneau & Lotz, que se encargaron de estampación, soldadura, pintura y equipamiento interior del GT. La seguridad también fue importante en este modelo y por lo tanto se le integró un arco antivuelco y barras de protección lateral en las puertas, además de equipamiento como cinturones de seguridad de tres puntos.

El comportamiento dinámico del Opel GT demostró ser intachable desde el primer momento. Por este motivo se convirtió en una base fiable para que la marca experimentase en varios cambios. De esta forma nacía una variante de competición preparada por el especialista italiano Conrero, que cosechó buenos resultados a principios de los 70. Además, hubo un par de prototipos de lo más interesantes a nivel técnico.

El Opel Elektro GT fue un eléctrico creado en 1971 por Georg Von Opel (nieto del fundador de la marca) que batió varios récords mundiales y conseguía alcanzar 189 km/h. En 1972 vio la luz el Opel GT Diésel, un prototipo más aerodinámico que añadía una peculiar cúpula, que también logró un buen número de récords en la pista de Dudenhofen y que alcanzaba 197 km/h de velocidad máxima.

En 1969 pareció que se iba a ampliar la gama con una variante descapotable del modelo, el Opel Aero GT, con su aspecto targa. Lamentablemente se quedó en el prototipo y no pasó a producción. El Opel GT se siguió vendiendo hasta 1973 y se despidió sin un sucesor y tras haber vendido más de 100.000 unidades. Entre 2006 y 2009 estuvo en el mercado una reinterpretación moderna que también llevaba el nombre de Opel GT, aunque no tuvo el carácter ni el éxito del clásico.

Todavía es una incógnita lo que le deparará el futuro a este modelo. Hay indicios de una posible vuelta, pues en 2016 fue presentado el Opel GT Concept. Se trata de un prototipo más futurista que incorpora una tecnología muy avanzada. Bajo el alargado capó hay un motor de tres cilindros turbo de 1.0 litro que desarrolla 145 CV. La tracción sigue siendo trasera y el cambio un secuencial de seis velocidades. Esperemos que en unos años podamos ver un nuevo Opel GT en nuestras carreteras.

Fuente: Opel

Galería de fotos:

Ver galeria (23 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta