Logo de Noticias Coches
bugatti_subasta
Luis Ramos Penabad

Pagan 260.500 euros por un Bugatti hundido

El pasado mes de julio un equipo de buzos rescató de las profundidades del lago Maggiore, situado en Ascona (Suiza), los restos oxidados de un Bugatti por los que luego un comprador anónimo pagó en una subasta en París un precio final de escándalo, 260.500 euros, por los restos de un Bugatti Type 22 Brescia de 1925.

La subasta se inició con 70.000 euros y los organizadores esperaban que el precio se incrementaría alrededor de 20.000 euros. Nadie esperaba que el precio final fuera tan elevado ya que después de 73 años bajo el agua, los expertos han estimado que apenas el 20% de las piezas y componentes del coche se podrían reutilizar en una hipotética restauración del mismo.

El precio se disparó como consecuencia de la puja entre dos postores, una de Europa, que a la postre fue el ganador y cuya intención es exhibir el vehículo en su estado actual, y el otro de Estados Unidos, que tenía pensado restaurar el vehículo.

La subasta se celebró en el Rétromobile Salon de París (Francia), una exhibición de coches clásicos y los beneficios alcanzados irán destinados a una causa benéfica, ya que serán para la Fundación Damiano Tamagni que lucha contra la violencia juvenil.

Según la investigación realizada por la casa de apuestas todo hace indicar que el automóvil pertenecía a Marco Schmuklerski, arquitecto suizo cuya familia provenía de Polonia. Según cuentan, su propietario lo dejó abandonado en un taller y el mecánico, harto de pedirle que lo recogiera y le pagará la reparación, acabó por tirarlo al lago. Otras versiones hablan de que fue la policía de fronteras suiza la que lanzó el deportivo al agua.

  • Bugatti
  • coches clásicos
  • subastas de coches