Los fabricantes de coche son empresas que prestan mucha atención a la innovación. Estamos en un mundo que avanza a pasos agigantados y adelantarse a las tendencias puede asegurar a cualquiera una posición privilegiada dentro del reñido mercado. Un ejemplo es que una marca como Skoda presentó 94 solicitudes de patentes el año pasado 2019. Se trata de más del doble que en 2017 y con ello se posicionan como la compañía checa que más destaca en este ámbito.

La mayoría de las solicitudes de patentes provienen de los departamentos de Desarrollo Técnico y Producción de Skoda, ya que la finalidad principal es que esas ideas puedan implementarse en sus modelos de producción en el futuro. El hecho de registrarlo forma parte de la filosofía de la marca y sirve también para proteger su propiedad intelectual. Esa evolución con el paso del tiempo les ha hecho convertirse en un líder tecnológico a nivel nacional y a ir ganando peso en el panorama internacional.

Hay muchas de estas patentes que están relacionadas con los sistemas Simply Clever. Uno de los que ha visto la luz recientemente ha sido el Skoda Scooter, ese patinete eléctrico que se pliega de una forma especial para poder entrar en cualquier maletero. Otras invenciones útiles de la marca son unas alfombrillas hechas de un tejido de fibra hueca muy fáciles de limpiar o unas hebillas iluminadas de los cinturones que hacen que sea más fácil abrocharlos en la oscuridad.

Si siempre habían destacado por espacio y por sus maleteros, ahora tienen una patente con un elemento de carga flexible que se puede colocar en cualquier parte y que sirve para que las cajas y otros objetos no se muevan. Se puede fijar con sujetadores de gancho y argolla, además de desmontarse fácilmente. En cuanto a la producción, Skoda cuenta con un sistema de cámaras para alinear los componentes de la carrocería antes de la soldadura para hacer que este proceso sea más rápido y preciso.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta