Si hablamos de los pequeños GTI de los años 90, hay varios modelos que se vienen a la cabeza inmediatamente. Uno de los más icónicos de la época fue el Peugeot 205 GTI, el pequeño modelo francés que destacaba por su agilidad y reactividad al volante. A día de hoy es un ejemplar muy buscado y valorado en el mercado de segunda mano por esa filosofía. Y ahora vamos a hablar del Peugeot 205 GTI Plus, una edición especial relativamente desconocida.

Salía en unos pocos mercados a nivel mundial y lo que trataba era aportar un toque extra de distinción al pequeño utilitario deportivo. Sus principales diferencias respecto al Peugeot 205 GTI convencional eran el uno de acabados más cuidados, con un equipamiento más completo y materiales de calidad que parecían proceder de un segmento superior. Había una serie de detalles que caracterizaban a este ejemplar.

Todos los Peugeot 205 GTI Plus se vendieron con la carrocería pintada de verde Sorrento metalizado. Se trataba de un color que a simple vista podría parecer negro, pero que arrojaba unos reflejos verdes muy intensos con la luz del sol. Le aportaba clase y elegancia, al tiempo que ayudaba a diferenciarle de los GTI «normales», en los que abundaban tonos como el blanco, el rojo o el negro. Entre su equipamiento de serie destacaban elementos como los asientos de cuero, el aire acondicionado, la servodirección y el ABR (un precursor del ABS).

El Peugeot 205 GTI Plus se podía elegir con el motor 1.6 de 115 CV o con el 1.9 de 130 CV, siendo el más potente la opción predilecta. Con esa mecánica conseguía unas prestaciones muy destacadas para la época, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos y una velocidad máxima de 202 km/h. A partir de 1991 se introdujo la versión catalizada de ese 1.9 y la potencia menguó hasta los 122 CV, pero siempre manteniendo valores como ese reducido peso por debajo de la tonelada.

Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta