En los próximos meses llegarán nuevas tecnologías a Peugeot como los propulsores eléctricos (iOn), el sistema HYbrid4 (3008), o el desarrollo de motores micro-híbridos «e-HDi» (Stop&Start de nueva generación). Pero además de la aparición de estas importantes novedades, Peugeot prosigue con el desarrollo y la optimización de sus tecnologías diesel HDi FAP y gasolina VTi y THP, motores, todos ellos, reconocidos por sus prestaciones y su eficiencia.

peugeot_308_cc
El Peugeot 308 CC estrenó el 1.6 l HDi FAP

Siguiendo la senda del nuevo 1.6 l HDi FAP 82 kW (112 CV), lanzado hace algunas semanas en el 308 CC, el segundo trimestre de 2010 verá la llegada del nuevo 1.6 l HDi FAP 68 kW (92 CV) en el seno de las gamas Peugeot. Estas nuevas motorizaciones Euro 5 son el fruto de un programa global de desarrollo del Grupo PSA Peugeot – Citroën que ha invertido más de 4.500 millones de euros en 4 años.

Estos nuevos HDi FAP se han desarrollado para responder de manera eficaz a las nuevas normas Euro 5. Además, se aprovecha para mejorar sus prestaciones tanto en suavidad de respuesta como en capacidad de aceleración así como en términos de confort acústico optimizando al mismo tiempo consumo y emisiones de CO2 (la rebaja es del orden de 5 g/km en relación a las versiones precedentes). El reto era resolver esta ecuación sin repercutir en el precio de estos motores que son clave en la gama Peugeot.

Numerosas tecnologías nacidas de la experiencia y el conocimiento del Grupo PSA Peugeot- Citroën, en materia de motores, HDi FAP han permitido conseguir este reto técnico. Entre estos nuevos HDi FAP y sus antecesores hay más de un 50 % de piezas nuevas o modificadas.

También se han reprogramado las centralitas de control del motor para permitir a ambos bloques esquemas de inyección más completos (hasta cinco inyecciones por ciclo), una mejora de la calidad de funcionamiento o un mejor diagnóstico durante las intervenciones de post-venta.

Todo ello contribuye a homogeneizar la mezcla aire/gasóleo para mejorar las prestaciones, rebajar el consumo de combustible, reducir las emisiones contaminantes en origen y proporcionar una combustión más silenciosa.

Cada motor utiliza además un turbocompresor (de geometría variable para el 1.6 l HDi 82 kW, y fija para el 1.6 l HDi FAP 68 kW), cuyo tamaño se ha optimizado. Al ser más pequeño, está dotado de una inercia menor y de un tiempo de respuesta reducido al mínimo.

Finalmente, el empleo de un sistema optimizado de recirculación de los gases de escape (válvula EGR) así como la reducción de las fricciones internas permiten mejorar al máximo el rendimiento del motor al limitar las potenciales pérdidas de energía. Estos bloques HDi llevan todos de serie, además, el filtro de partículas cuyos intervalos de mantenimiento se han llevado hasta los 180.000 km.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta