La electrificación ha llegado para quedarse también en el segmento de los vehículos industriales. Para que puedan acceder a las grandes ciudades sin que les afecten las restricciones, cada vez hay más opciones de cero emisiones como la que ha sido presentada recientemente. El Peugeot e-Boxer 2020 sigue la estela de otros como el e-Expert para conseguir que el próximo año todos los comerciales tengan versión electrificada.

El Peugeot Boxer es un modelo con una reputación intachable que mantiene buenos niveles de ventas desde hace muchos años. Ahora se suma a la gama esta variante 100 % eléctrica para aquellos que circulen por el centro de las grandes ciudades y no necesiten recorrer demasiados kilómetros al día. Como el modelo original, el furgón ofrece tres batallas diferentes (3 m, 3,45 m y 4,04 m), así como la opción a elegir entre cuatro longitudes y tres alturas. También se podría convertir en chasis cabina, chasis doble cabina y piso cabina.

De este modo, el volumen útil del Peugeot e-Boxer puede oscilar entre los 5 y los 17 metros cúbicos y su carga útil llegar hasta los 1.890 kg. Solamente se ofrece con una mecánica eléctrica de 122 CV y 260 Nm de par, con la que tiene una velocidad máxima limitada a 110 km/h. Lo que sí que se puede elegir es la capacidad de las baterías que van implantadas bajo el piso para no influir en el volumen de carga, como vimos anteriormente.

Este modelo se puede escoger con 37 kWh (en longitudes L1 y L2) para llegar hasta los 200 kilómetros de autonomía. Tardaría en cargarse 6 horas en una toma de 7 kW con el cargador monofásico o 5 horas en carga trifásica de 22 kW. Las versiones L3 y L4 vienen con la batería de 70 kWh y llegan hasta los 340 kilómetros de autonomía. En este caso el tiempo de carga es de 12 horas en carga monofásica y 9 horas en trifásica. Las dos baterías alcanzan un 80 % de capacidad en tomas rápidas de 50 kW.

El Peugeot e-Boxer apenas se diferencia estéticamente del resto por los monogramas específicos y por la toma de recarga donde estaría el acceso al depósito. En el interior cambian detalles como los tres botones para seleccionar el modo de conducción o el nuevo espejo retrovisor con pantalla que indica datos como el nivel de carga de la batería, la autonomía, la tensión en voltios, los amperios o el modo de conducción.

En cuanto a su equipamiento, el furgón eléctrico contará con una dotación bastante completa de serie. En su único acabado «Premium» incluye pantalla de 5 pulgadas, aire acondicionado, sensores traseros, luces y limpiaparabrisas automáticos o retrovisores eléctricos. Entre su lista de opcionales destacan algunos como la navegación, la cámara de visión trasera, el Grip Control o ayudas a la conducción como la alerta de cambio involuntario de carril, reconocimiento de señales o vigilancia del ángulo muerto.

Galería de fotos:

Ver galeria (11 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta