Porsche ha sido muy estricto en el desarrollo de este nuevo modelo RSR. Tomando el relevo de uno de los modelos más exitosos de la historia reciente en el mundo de la competición automovilística, el Porsche 911 RSR 2019 tiene el listón muy alto: tendrá que defender el título del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) de su predecesor.

Para ello, el nuevo 911 RSR ha sufrido modificaciones en, prácticamente, todas sus áreas. “Nunca nos dormimos en nuestros laureles”, dijo Pascal Zurlinden, director de GT Factory Motorsport. “El 95% del coche es nuevo”, afirmó, y el porcentaje restante está representado por los faros, el sistema de frenos, el embrague, el asiento del conductor y algunas partes del sistema de suspensión.

Mientras que la competencia del 911 RSR se está retirando de las carreras (Ford GT y BMW M8 GTE) o se está pasando a turbo (Ferrari 488 GTE, Aston Martin Vantage GTE), Porsche se mantiene firme en su adhesión a la aspiración natural. De vez en cuando, se agradecen estos pequeños detalles, a pesar de que la gama de productos de la casa de Stuttgart solo ofrezca esta configuración en sus modelos más prestacionales.

El Porsche 911 RSR 2019 cuenta con un motor de seis cilindros enfrentados de aspiración atmosférica, nada de inducción forzada mediante un turbocompresor. Con 4.194 cc es más grande y, por supuesto, también más potente: según las restricciones prestacionales, puede desarrollar hasta 520 CV. Con el objetivo de mantener la distribución de pesos más óptima, el bloque está ubicado delante de la transmisión (en posición central-trasera).

La potencia se entrega a las ruedas traseras a través de una caja de cambios secuencial de seis velocidades, más rígida y con un peso optimizado. Porsche garantiza unos cambios de marcha más rápidos. Para brindar mayor protección a los pilotos, se han revisado los elementos de seguridad activos y pasivos, como el sistema de advertencia de colisión que permite tener mejor visión general para detectar los coches que se aproximan con más velocidad.

A nivel estético, el cambio más notorio se encuentra justo bajo las masivas tomas de admisión laterales, delante de las ruedas posteriores. La salida de escape se ha reubicado a esa zona motivada por un ahorro de peso y una mejora a nivel aerodinámico en la parte inferior del coche. Y es que el Porsche 911 RSR 2019 ha pasado muchas horas en el túnel de viento con la idea de hacer más eficaz y eficiente el flujo de aire que lo atraviesa a altas velocidades.

Ya preparado para afrontar la nueva temporada del WEC, el Porsche 911 RSR hizo su debut público en el Goodwoof Festival of Speed el pasado fin de semana. El Porsche 911 RSR también celebrará su debut en la carrera en las Islas Británicas, en la ronda de apertura de la temporada del FIA World Endurance Championship (WEC) en Silverstone el 1 de septiembre.

Fuente: Porsche

Galería de fotos:

Ver galeria (22 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta