Los coches pueden llegar a superar límites inimaginables. Alcanzar la velocidad de 414 Km/h no es algo habitual. Ni tampoco muy normal. Lo más lógico es que al tener la posibilidad de conseguir dicha velocidad, tengamos un vehículo de circuito o de competición. Pero por el asfalto de la ciudad o de las diferentes autopistas y autovías es impensable. ¿Os imagináis lo que sería conducir un vehículo a 414 Km/h por las calles urbanas? Increíble pero cierto.

Esta locura no es un sueño porque en los asfaltos de la ciudades europeas y estadounidenses, y completamente homologado, podemos encontrarnos con el Porsche 9FF GT9-R, que alcanza los 414Km/h. Lo que le convierte en el coche más rápido del mundo. Alcanza cuotas realmente inimaginables. Y si ves pasar uno, seguro que sólo podrás observar el rastro de su sombra.

Este superdeportivo es prácticamente un Porsche 911 (997) GT3, que se ha vuelto a construir. De este modo se ha incorporado un motor en la parte delantera, a diferencia de otros  Porsche, para distribuir mejor el peso sobre la estructura. Se trata de un cuatro litros y 1.135 HP. Si lo comparamos con el resto de versiones nos damos cuenta que hay ciertas variaciones ya que en éstos últimos el motor oscila entre los 750 y los 1.120 caballos.

Seguro que por tu cabeza ronda la pregunta de quién habrá tenido esta estupenda idea. No te hacemos esperar más. El Porsche 9FF GT9-R está desarrollado por la casa de tuning alemana 9ff. Ésta empresa logró dotar al vehículo de una aceleración de 2.4 segundos para tocar los 100 km/h.

Antes de este modelo, quien ocupaba el pódium por la velocidad era el SSC Ultimate Aero TT. Ahora se tiene que conformar con un segundo puesto, que tampoco está nada mal. Ambos coches son sueños hechos realidad.

El Porsche 9FF GT9-R, cuenta con una serie de veinte unidades exclusivas, en donde sólo la versión GT9-R es la que alcanza la velocidad record. Su valor en el mercado alcanza la cifra de de 823.529 euros. Simple calderilla.

1 COMENTARIO

Deja una respuesta