Continúa el mundo del automóvil con sus exitosas colaboraciones con empresas ajenas al sector. Lo último que hemos sabido es el resultado de un acuerdo entre la empresa de nuevas tecnologías Siemens y el grupo BMW, que aprovechando la celebración de la feria de Hannover Mece 2011, ha presentado un sistema de carga inductiva para vehículos eléctricos que comenzará a probarse en Berlín el próximo mes de junio.

La estación, que ha contado con la financiación de Ministerio de Medio Ambiente y la participación de diferentes vehículos se conecta a la red pública a través de una bobina primaria subterránea. Otra bobina secundaria está conectada al vehículo y la distancia entre amabas suele ser de entre 8 y 15 centímetros.

En el momento en que el conductor inicia el proceso de carga, la corriente eléctrica comienza a fluir gracias a la bobina primaria. El campo magnético resultante provoca una corriente eléctrica que se transmite desde la red a la bobina secundaria que recarga la batería, a través de todos los componentes con una eficacia de casi un 90%.

El campo magnético en cuestión solo existe en el área predeterminada exactamente entre las dos bobinas, por lo que la fuerza del mismo alrededor del vehículo está muy por debajo del límite internacional reconocido, actualmente fijado en 6,25 microteslas.

Será a partir de mes de mayo cuando un prototipo con una potencia de carga estimada de 3,6 Kw pasará una serie de pruebas en un vehículo eléctrico, obteniendo así las primeras conclusiones prácticas.

Unas semanas después, a principios del mes de junio, continuarán los ensayos en Berlín para determinar las mejores necesarias que permitan integrar el sistema en los vehículos fabricados en serie en condiciones reales, al mismo tiempo que se conocerán las primeras opiniones de los clientes potenciales.

Además, otro de los beneficios de este nuevo sistema de Siemens y BMW, es la posibilidad del uso inteligente de la energía, lo que otorga al vehículo la posibilidad de funcionar como unidad de almacenamiento de energía, la mayoría de ella procedente de excedentes de instalaciones de energía solar yeólica.

Vía: Ecomove

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta