De Lorean tuvo una vida efímera. Apenas estuvo en producción de 1981 a 1982. Las prometedoras ventas del primer año descendieron considerablemente en menos de 365 días. Ni el marketing ni la publicidad directa en indirecta dieron los resultados esperados. Además a esto se sumó el hecho de que comenzasen ciertos escándalos en nombre de John Z. DeLorean. Escándalos y rumores que más tarde fueron desmentidos. Pero como siempre, demasiado tarde para la firma de coches.

El modelo se diseñó con la conducción a la izquierda.
El modelo se diseñó con la conducción a la izquierda.

De Lorean DMC-12 fue producido en Irlanda del Norte, pero a pesar de ello, los modelos tenían el puesto de conducción a la izquierda. Por lo que podemos suponer que el modelo estaba dirigido, principalmente, a mercados como el estadounidense. Lo que hizo que su popularidad en Inglaterra y el resto del Reino Unido fuese bastante limitada o mínima.

A parte de esta pequeña característica que le resto algún que otro comprador, otra de sus pequeñas confusiones fue la forma de escritura de su nombre. De Lorean es, a menudo, visto escrito como DeLorean, donde se limita el espacio. ¿Cómo discernir entre el correcto y el incorrecto? Muy sencillo. Lo único que hay que hacer es tirar de documentos de archivo de la compañía y listo. Porque en De Lorean Motor Company, el nombre del modelo estaba escrito con espacio. Así que la forma correcta es De Lorean.

Tal vez a esta confusión se le suma el hecho de que en el logo del capó no se ve con claridad el espacio existente y esto provoca que el usuario tienda a la confusión. Como podemos comprobar el nombre del modelo es el apellido de su alma mater. Al comienzo de toda esta vorágine John Z. DeLorean, usó su apellido tal cual. Pero a la hora de formalizar el nombre de la empresa, optó por el uso del espacio.

El logo trasera que ayuda a la confusión.
El logo trasera que ayuda a la confusión.

Y, ¿el 12? ¿Qué significado tiene ese número? ¿Qué pinta al final del nombre? ¿Alguna clave especial? Como comentamos en la primera parte de la historia del DMC-12, uno de los objetivos de su fundador fue intentar crear uno de los mejores deportivos a un precio del todo asequible. De ahí el 12. Ya que en un primer momento se pensó en la posibilidad de que el precio del modelo fuese de 12.000$. Aunque finalmente el modelo comenzó con un precio un tanto superior, 25.000$.

Lo más lógico es que en algún momento de la historia, De Lorean hubiese tenido su modelo de carreras, como cualquier otro deportivo. Y aunque su periodo fue corto, también hubo tiempo suficiente para encomendar dicha tarea. El pedido fue claro, dos DMC-12 Twin Turbo. La empresa elegida para tal tarea, Legend Turbo. El primer modelo fue llamado como VIN 500, frente al segundo como VIN 502. El significado de VIN tampoco es que sea el gran misterio de la humanidad: Vehicle Identification Number. Ambos contaban con una potencia de 350CV. Tenían la capacidad suficiente como para acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 5,8 segundos.

Pero las pequeñas locuras de DeLorean no quedan ahí. Su empresa también trabajó y elaboró un autobús urbano. Para producirlo tomaron la decisión de basarse en uno similar a Alemania. Además se llegó a la conclusión de que lo mejor era fabricarlo directamente en Estados Unidos, el De Lorean DMC-80.

Regreso al futuro siempre será un objeto de culto.
Regreso al futuro siempre será un objeto de culto.

Hoy, el coche que nos hizo regresar al futuro en tres ocasiones, sigue levantando la misma pasión que levantó hace 29 años. Un coche que invita al culto y que por ese motivo mueve y genera miles de fanáticos anualmente. Existen miles de páginas web alusivas al modelo, subastas online capaces de repartir todo tipo de piezas del modelo, e incluso cualquiera que se precie puede adquirir y elaborar un modelo gracias a la fábrica-museo que existe en Houston (EE.UU). Hay quienes han podido adquirir un modelo, en buen estado, desde los 18.000 euros. Todo por amor al arte.

Reino Unido, Holanda, Alemania y Estados Unidos son los países que cuentan con más aficionados a este modelo y desde sus clubs de fans realizan concentraciones anuales donde poder visualizar este modelo único e irrepetible.

Y sería imposible terminar esta fabulosa historia sin recordar que estamos en el 25 aniversario de la trilogía ‘Regreso al futuro’, unas películas sin las que De Lorean no sería el coche que es hoy. A continuación os dejamos con el tráiler oficial de la película. ¡Menudos recuerdos!

Galería de fotos

Ver galeria (13 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta