Una de las propuestas más llamativas del Salón de Ginebra fue el Renault EZ-GO, un prototipo que representa la visión de futuro de la marca francesa. Con este ejemplar parecen dejar una cosa clara: la movilidad dentro de unos años será eléctrica, autónoma y conectada. Otra de las cosas que parece que ganará popular es el car-sharing, una modalidad que también trabaja este prototipo que tiene unas cuantas singularidades llamativas.

En primer lugar destacan unas dimensiones imponentes, con una longitud de 5,20 metros y una anchura de 2,20 metros. Su apariencia estética deja claro que todavía es un concept, con unas formas nada convencionales (llantas carenadas incluidas) y unas enormes superficies acristaladas. Aunque su característica principal quizá sea la gran puerta frontal que da paso al interior sin que el usuario se tenga que agachar.

El habitáculo es un gran espacio abierto con unos asientos dispuestos de forma similar a la de un sofá y en el que pueden montar hasta seis personas. No hay que preocuparse por conducir el EZ-GO, pues se trata de un coche autónomo de nivel 4. Durante los viajes prima la comodidad de los usuarios, permitiendo que se muevan las personas que no pueden conducir: niños (carros para bebés incluidos), ancianos y personas de movilidad reducida.

Para desplazarse a bordo de este Renault EZ-GO es necesario hacer una reserva a través de una aplicación móvil o desde las estaciones que sean dispuestas en las ciudades. Se puede elegir con quien viajar, si quieres que no vaya más con tu grupo o si no te importa ir con más gente. Este eléctrico tiene un claro enfoque urbano y por eso no podrá sobrepasar los 50 km/h. Prima más, en este caso, que tenga el eje trasero direccional 4Control y una suspensión activa.

Fuente: Renault

Galería de fotos:

Ver galeria (12 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta