Normalmente, cuando escuchas el término “óptica progresiva” siempre hace referencia a las gafas bifocales, esas que enfocan lo cercano y lo lejano sin necesidad de tener líneas marcadas entre las diferentes zonas focales de las lentes. Pero ahora un grupo de científicos de Corea y los EE.UU., se han unido para utilizar esa misma tecnología para crear un espejo retrovisor sin punto ciego, pero que tampoco distorsione las imágenes de una manera que pueda suponer un peligro para la seguridad vial.

Hoy en día existen espejos que se colocan sobre los retrovisores, una especie de gran angular que cubre más espacio a costa de deformar los objetos que refleja. Esa distorsión hace que parezca que el resto de vehículos están más lejos de lo que realmente están, de ahí que en algunos países, como Estados Unidos, está prohibido su uso en el lado del conductor (deben ser planos y libre de distorsión). Así, los retrovisores proporcionan una impresión más precisa de lo cercan que se encuentran otros vehículos, a costa de perder de vista los coches cuando entran en el ángulo muerto.

En el (a) la línea azul indica el límite entre ambas zonas y su distorsión en un espejo esférico . En el (b), los cristales progresivos desarrollados por los investigadores muestran la mejora de las transiciones entre ambas zonas. El (c) es un espejo plano convencional, muy distinto al (d), con un campo visual mayor con un cristal progresivo. (Optics Letters).

El problema de añadir los pequeños retrovisores gran angular a una esquina del espejo del lado del conductor es que muchos conductores aseguran que bloquear su visión del espejo principal. Ese fue el motivo por el que los investigadores Hocheol Lee y Kim Dohyun Hanbat, de la Universidad Nacional de Corea y Sung Yi, de la Universidad Estatal de Portland, recurrieron a la óptica progresista.

En las gafas, las zonas focales diferentes se colocan en capas una encima de otra. En este prototipo de espejo, sin embargo, presenta tres curvaturas diferentes que están dispuestas de lado a lado. La zona interior está curvada para permitir la visión de la distancia, la zona exterior está optimizado para la visualización de cerca, y la zona media sirve de transición entre los dos. Como resultado, el espejo no tiene punto ciego: cuando un vehículo se aproxima al el borde exterior del espejo, el conductor ya puede verlo con su visión periférica.

Hay una cierta distorsión de las imágenes, aunque los investigadores lo ven aceptable para los beneficios ofrecidos por el espejo. Además, son distorsiones que no hacen parecer que los vehículos estén más cerca o más lejos.  Aunque el espejo es actualmente todavía un prototipo, los investigadores han señalado que serían más baratos de fabricar que los espejos convencionales con un gran angular añadido.

Fuente: The Optical Society
Más información: Optics Letters.

3 COMENTARIOS

  1. Genial herramienta la que os hacéis eco. La verdad que el asunto del punto ciego en los retrovisores es uno de los retos que tenía pendiente la industria de los fabricantes de vehículos. Esperemos que esta herramienta ayude a encontrar la solución definitiva.

  2. Lamento ser pesimista con los retrovisores bifocales, distorsionan mi visión, es molesto, no soy yo solo el negativo, tienen el mismo problema unos amigos.Deseo que alguien me convenza que soy yo el inadaptado y me explique como utilizarlo para sacarle provecho, Gracias.

    .

Deja una respuesta