Según datos de la Dirección General de Tráfico, de los 89 millones de desplazamientos que se prevé que se van a producir durante este verano en las carreteras españolas, tan sólo un 30 por ciento de los mismos se realizarán con un coche que ha sido previamente puesto a punto y preparado lo mejor posible para realizar el viaje sin problemas. Y es que apenas tres de cada diez conductores llevan sus coches a pasar una revisión al taller antes de viajar.

Este es el principal dato que refleja el informe elaborado por Autingo, una plataforma web que permite calcular el precio de las reparaciones y reservar cita en el taller vía online. Según los resultados de la encuesta sobre los comportamientos de los clientes de talleres realizado por la plataforma, el 55 por ciento de los conductores asegura que no acude al taller a verificar el estado de su coche “a no ser que no le quede más remedio”.

Entre las costumbres habituales de los conductores en los días previos a su salida de vacaciones, el 55 por ciento ha comentado que son ellos mismos los que comprueban el estado de sus vehículos y, “únicamente si es necesario”, acuden al taller a efectuar la reparación o labor de mantenimiento necesaria antes de salir a la carretera. “Hay que tener cuidado en estos casos en los que uno mismo se atreve a diagnosticar el problema del coche y hacer cualquier tipo de intervención sobre el vehículo sin tener los conocimientos necesarios”, señala Pedro Sanz, director general de Autingo. “En ocasiones —avisa Sanz— no se utilizan los materiales adecuados, pudiendo dañar el motor u otras piezas claves, o se produce un error al diagnosticar el fallo del automóvil, lo que lleva a actuar sobre zonas sensibles que pueden agravar aún más el problema”.

La cifra resulta especialmente llamativa cuando acudimos a otro de los resultados de la encuesta, según el cual únicamente un 15% se considera un “manitas” de la mecánica y se atreven ellos mismos a realizar un cambio de aceite o de líquido refrigerante e incluso alguna reparación para evitar así acudir al taller.

Realizar labores de mantenimiento preventivo es vital para nuestra seguridad en la carretera y para la del resto de usuarios de la vía. El 80 % de los encuestados afirma ser consciente de ello pero hay un 20% cuya actitud es digna de estudio puesto que resta importancia a las revisiones preventivas de los vehículos y considera que los accidentes son provocados únicamente por errores humanos y no por no ir al taller.

Para el director general de Autingo, esta es una actitud ciertamente irresponsable “Tener los neumáticos en buen estado, revisar los frenos y sistemas de seguridad, controlar los niveles de aceite y de líquido refrigerante, entre otros aspectos, es muy importante y no hay que descuidarlo ni escatimar en ello. El mal estado de alguno de esos elementos puede provocarnos un imprevisto con el vehículo en la carretera y poner en riesgo nuestra seguridad al volante”.

Detrás de esta actitud se esconde el temor a tener que reparar más cosas de las inicialmente previstas y la incertidumbre sobre el precio son las principales razones de no acudir al taller. El 35% de los encuestados señala que, en ocasiones, han llevado el coche para una cosa concreta y al final tienen que realizar más cambios y reparaciones de los inicialmente esperados, con el consiguiente incremento del presupuesto. El 34% destaca el precio como razón para realizar ellos mismos sus revisiones.

Para Sanz “Esa desconfianza ha sido provocada por la proliferación de talleres piratas que a base de ofrecer precios muy bajos no cuentan con la licencia o carecen de la profesionalidad y conocimientos necesarios que les lleva a ofrecer servicios de baja calidad y que en la mayoría de ocasiones no resuelven el problema o lo agravan”, razón por la que desde la plataforma recomiendan acudir siempre a talleres oficiales o de confianza que ofrecen seguridad, un servicio profesional y todas las garantías.

Fuente: Autingo

Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta