Alrededor de 43.524 coches fueron robados el pasado año. O visto desde otro modo, 43.524 propietarios de coches fueron robados.

Una cifra que supone el 6,21% del total de coches que se roban en toda Europa. Como dato positivo cabe señalar que, pese a suponer un leve incremento respecto al año anterior, es una cifra bastante alejada de los casi 100.000 coches robados en el año 2007.

Según comentan desde la división contra la Delincuencia Organizada del Automóvil de la Guardia Civil, la mayoría de los robos son cometidos por bandas criminales dedicadas a su venta en el mercado negro en países terceros.

Así mismo, las bandas están compuestas por individuos de cuatro nacionalidades en concreto: búlgara, polaca, española y marroquí. Para hacerse una idea, de los 300 Dacia Duster que se robaron en 2016, la Unidad Central Operativa (UCO) localizó 121 matriculados en Marruecos.

Estos Land Rover se robaron en España y acabaron en el mercado negro de Tailandia

Si clasificamos los robos según su localización, Madrid es la región con mayor número de robos (alrededor de 13.000), seguida de Barcelona, Valencia, Alicante y Málaga.

En cuanto a los modelos más robados, el Land Rover se posiciona como un coche “fetiche” para los narcotraficantes en el sur de España dado que aprovechan sus huecos para ocultar los alijos de droga. No obstante, si en 2015 el coche más robado con diferencia era el Citröen Xsara seguido del Seat Ibiza; desde el 2016 lo es el Seat León.

Según el ranking elaborado por la aseguradora Línea Directa, los ladrones tienen más inclinación por los coches de gama media sobre los de gama alta principalmente porque estos tienen mayor aceptación en los países en que los venden.

Coches más robados en España en el 2016
1Seat León
2Volkswagen Golf
3BMW Serie 3
4Seat Ibiza
5Volkswagen Passat
6Renault Megane
7Audi A4
8Ford Escort
9Ford Fiesta
10Ford Focus

*Datos de Línea Directa

Si bien son muchos los que concuerdan en poner al Seat León en la primera posición de los coches robados, este ranking varía según la aseguradora que lo realiza. Por ejemplo, Rastreator afirma que el coche más robado no es el Seat León sino el Volkswagen Golf (aunque el Seat León se encuentra muy seguido).

La variación en las cifras se debe a que no hay una base oficial y homogénea, sino que cada aseguradora realiza su ranking en base a la información que le proporciona su asegurado robado.

Recuperación por parte de la Policía Nacional de una flota de coches robados

 

Por lo tanto, sí que se puede realizar una estimación de lo que supone en pérdidas dichos robos. La cifra es astronómica, 219 millones de euros, contabilizando así mismo aspectos como el sobrecoste que al cliente se le repercute en su póliza de seguros.

Los robos, que como habíamos comentado, son cometidos por auténticos profesionales de la delincuencia, han adquirido una sofisticación asombrosa. Si bien se siguen utilizando las tradicionales ganzúas, cada vez más se utilizan inhibidores programados con sistemas capaces de bloquear prácticamente cualquier software de cualquier marca y modelo. Así en 30 segundos los ladrones son capaces de abrir el vehículo, introducir un USB con un malware (sistema informático dañino) arrancar el coche, cambiar la matrícula y manipular el número de bastidor.

Esto último es increíblemente sencillo, puesto que sólo tienen que contactar con tráfico con la excusa de comprobar si el vehículo tiene alguna multa pendiente.

Los ladrones no son reticentes a la hora de utilizar la última tecnología en sus robos

Para mayor humillación a tráfico, el proceso de falsificar la documentación relacionada con la tarjeta de ITV o el permiso de circulación no es para nada una tarea de titanes. Simplemente basta con robar algunas tarjetas en blanco ya que no están personalizadas según el coche en cuestión, sino que simplemente va asociada a un número dentro de una serie.

Una vez que el coche sale de nuestras fronteras, tampoco surgen mayores complicaciones para los ladrones. Una simple falsificación de un contrato de compra-venta, y se vende.

A partir de aquí, las autoridades nacionales son las que lo tienen difícil a la hora de seguir el rastro de los vehículos robados. Del mismo modo que lo tienen las autoridades italianas y británicas que conjuntamente con España son los tres países con mayor número de robos de coches en Europa. A los particulares por nuestra parte, no nos queda otra que proteger en la medida de lo posible nuestro coche.

Fuente: Línea Directa, Autopista.es, El Español, El Mundo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta