15 unidades diarias. 15 unidades llenas de responsabilidad, cuidado y lujo. Éste es el volumen que Rolls-Royce produce. Muy lejos de la masificación de otras fábricas. En este caso es indispensable reservar el modelo a la hora de realizar la compra. Aunque ahora mismo, ante el aumento de pedidos, quien reserve su modelo deberá esperar al menos hasta septiembre. Y, ¿quién tiene la culpa de este retraso? El nuevo Rolls-Royce Ghost.

Pero no sólo este modelo tiene parte de responsabilidad, también el mercado asiático, concretamente China, es responsable de esta situación. Todo se debe al crecimiento que ha sufrido la marca en Asia y el Pacífico. Ambos mercados son las lanzaderas que han conseguido que la marca crezca en la primera mitad de 2010. ¿Es notable el aumento? Más que eso. Su aumento ronda un 200% respecto a 2009. Seguramente la causa principal es que países como China y Taiwan tienen una sobresaliente clase social adinerada que acaba de descubrir y  poner su punto de mira en el lujo europeo. En la mayoría de los casos su fijación se centra en berlinas de gama muy alta como las conocidas de Rolls.

Lo que no han desvelado es qué proporción de las 300 unidades fabricadas el pasado mes de junio se denominan con el nombre del nuevo Rolls-Royce: Ghost. Lo que queda claro es que estas cifras nos demuestran que éste nuevo pequeño-Phantom viene dispuesto a convertirse en el Rolls-Royce más popular. Incluso con la capacidad suficiente para competir con el Jaguar XJ, Mercedes-Benz Clase S, BMW Serie 7 y el Audi A8.

Lo más natural será que con el paso del tiempo el área producción vuelva a la normalidad tras este primer impacto de reservas. No cabe la menor duda de que Ghost será todo un éxito de ventas. Y no por ello, Rolls-Royce perderá su estampa de lujo y glamour que rodea a cada uno de sus modelos.

Fuente: Rolls-Royce

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta