Desde hace meses, la empresa de automoción sueca Saab, se encuentra en el punto de mira de la actualidad informativa. La firma fue declarada en suspensión de pagos en diciembre de 2011 y desde entonces la administración concursal busca una solución a la problemática. La industria china parece la más interesada en su adquisición, aunque desde General Motors, propietaria de Saab, se muestran reticentes a vender tecnología a sus máximos competidores.

Con la producción de vehículos parada, Saab Automobile Spain, la división española del fabricante, anuncia que ha agotado el “stock” de vehículos con el que contaba en el mercado nacional, por lo que actualmente centra sus actividades en las operaciones posventa. Fuentes de la compañía aseguraron, en declaraciones a Europa Press, que los concesionarios de la marca en España continúan la venta de las últimas unidades, que representan “un máximo de 50 vehículos”, y mantienen “con normalidad” la actividad posventa. “En la actualidad hay normalidad en las acciones de posventa”, indicaron, al tiempo que resaltaron que algunos concesionarios todavía tienen vehículos a la venta. Saab matriculó un total de 33 automóviles en España durante el pasado mes de enero, según datos de Anfac.

Los trabajadores en España esperan con inquietud una solución a la situación por la que atraviesa Saab, gestionada actualmente por tres administradores concursales, que guardan silencio ante las posibles ofertas recibidas por la compra de la compañía. Según las últimas informaciones, la empresa china Youngman, presentó a principios del mes de febrero, una oferta de adquisición por algo más de 340 millones de euros, un extremo que no ha sido confirmado por la administración concursal.

Vía: El Economista

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta