Pero, ¿en qué consiste este importante avance?, ¿qué significan estas conocidas siglas? El ESP (Electronic Stability Program, o en su acepción española Programa Electrónico de Estabilidad), es un dispositivo que mejora sustancialmente la seguridad activa de los vehículos. Ha sido desarrollado por la marca alemana Bosch.

Componentes del ESP
Componentes del ESP

Como bien sabéis, los sistemas de seguridad activa son todos aquellos que intervienen antes de que se produzca el accidente (para tratar de evitarlo o minimizar sus posibles consecuencias). El ESP incluye tanto las funciones del Sistema Antibloqueo de Frenos, ABS como las del Sistema de Control de Tracción, ASR.

El ABS evita que, al frenar, se bloqueen una o varias ruedas y permite mantener la direccionalidad del vehículo, para que se detenga con rapidez y seguridad. El ASR impide que las ruedas patinen durante el arranque o la aceleración, reduciendo el par transmitido a cada una de ellas, mejorando la tracción y aumentando la seguridad del vehículo.

Pero es que, además, el ESP es capaz de detectar en tiempo real las pérdidas de adherencia, gracias a una unidad central que comprueba 25 veces por segundo las señales provenientes de diversos sensores, comparando si las maniobras que pretende realizar el conductor coinciden con el movimiento real del vehículo.

Si dichos valores no concuerdan, el sistema actúa de forma inmediata, evitando el accidente, independientemente del conductor. Si las circunstancias así lo requieren es capaz de reducir la potencia del motor y frenar cada una de las ruedas individualmente, para mantener el vehículo en la trayectoria correcta.

Una observación muy importante es que mientras que el ABS y el ASR intervienen en los movimientos longitudinales del vehículo, el ESP optimiza los desplazamientos transversales y, por tanto, nos ayuda a realizar una conducción más segura ante posibles cambios inesperados de trayectoria. Como es obvio el ESP no es la panacea universal en materia de seguridad activa y está regido, lógicamente, por las leyes de la física.

Diferencias con/sin ESP
Diferencias con/sin ESP

Adicionalmente a las funciones ya comentadas del Programa Electrónico de Estabilidad, cabe resaltar que sus posibilidades van mucho más allá. Se ofrecen variantes adicionales que emplean el ESP para ofrecer seguridad añadida, aumentar el confort y mejorar la dinámica de conducción. Entre otros destacan:

•    Control de arranque en pendiente (Hill Hold Control). Facilita arrancar cuesta arriba, aplicando presión a los frenos durante dos segundos después de que el conductor suelte el pedal.
•    Asistente Hidráulico de Frenos (Hydraulic Brake Assist). En situaciones de emergencia si el conductor no pisa el pedal del freno con fuerza suficiente, el Asistente Hidráulico de Frenos la aumenta al máximo, reduciendo la distancia de frenado.
•    Control Adaptativo de la Carga (Load Adaptive Control). Identifica las variaciones de la carga del vehículo y de su centro de gravedad optimizando la efectividad de las funciones de frenado, tracción y estabilidad. Además reduce el riesgo de vuelco al mejorar el uso de la función Roll Over Mitigation.
•    Mitigación del Vuelco (Roll Over Mitigation). Controla constantemente el comportamiento e interviene cuando el vehículo amenaza con volcar. En situaciones extremas frena de manera individual cada rueda y reduce el par de motor para evitar el vuelco y estabilizar el vehículo.
•    Indicador de la Presión de Neumáticos (Tire Pressure Monitoring System). Compara las velocidades de las ruedas para detectar una posible pérdida de presión en alguna de ellas, sin necesidad de sensores.
•    Mitigación del Balanceo del Remolque (Trailer Sway Mitigation). Detecta el movimiento oscilante del remolque e interviene de forma selectiva, frenado cada rueda del vehículo tractor, hasta conseguir la estabilidad.

Prueba del ESP
Prueba del ESP

¿Cómo surgió el ESP?. Todo comenzó con la mejora del ABS. La introducción en el mercado del Sistema Antibloqueo de Frenos en el año 1978 supuso un hito en el área de la seguridad vial. Pero se siguieron realizando constantes estudios y se vio la posibilidad de aumentar la estabilidad de los coches en las frenadas de emergencia a través de una mejora en la regulación del ABS. Durante los primeros años de la década de los 90 del pasado siglo, los ingenieros de Bosch ampliaron sus funciones para hacerlo más eficiente en todas las situaciones posibles de conducción, incluso en aceleraciones o en vuelcos. Tras la fase de optimización y puesta a punto finalmente, en 1995 empezó la fabricación a gran escala del ESP.

Dependiendo de cada marca fabricante de automóviles el Programa Electrónico de Estabilidad ESP, recibe diferentes nombres: como DSC (Dynamic Stability Control), VSA (Vehicle Stability Control) o también, VSC (Vehicle Stability Control).

Por otra parte cabe destacar que el ESP se ha erigido en uno de los principales baluartes en lo que a seguridad activa respecta. Las pérdidas de adherencia son una de las principales causas de accidentes de tráfico. Diversos estudios internacionales confirman que por lo menos el 40% de los siniestros con víctimas mortales se deben a esta circunstancia. Con el ESP se podrían evitar hasta el 80% de este tipo de accidentes. Según una publicación de la Universidad de Colonia del año 2007, se podrían haber salvado 4.000 vidas y evitado 100.000 heridos si todos los vehículos hubiesen estado equipados con ESP.

Por ejemplo, el conocido Euro NCAP, en su nuevo sistema de valoración a partir del año 2009, ha determinado que será imposible que un fabricante de coches obtenga cinco estrellas para sus vehículos sin equipar de serie el ESP.

Prueba del ESP
Prueba del ESP

En Europa las instituciones competentes en seguridad vial reconocen el potencial del ESP para salvar vidas y apoyan su estandarización. En marzo de 2009 el Parlamento Europeo ha aprobado la obligatoriedad del ESP a partir de noviembre de 2011 para todos los modelos nuevos de turismos y comerciales que se introduzcan en el mercado. Desde Noviembre de 2014 será obligatorio en todos los vehículos nuevos matriculados, sin excepción.

Bajo los auspicios de la Comisión Europea, se está realizando una campaña, denominada “ChooseESC!” (“¡Exija ESC!”) que tiene como fin convencer a los compradores de coches para que adquieran vehículos equipados con ESP. Y, a la vez, reclamar a los fabricantes de automóviles que equipen de serie sus vehículos con este dispositivo.

Por tanto y como última recomendación, si vas a adquirir un vehículo nuevo o usado, (aparte de consultar nuestra web) procura que incluya este dispositivo. Su generalización ha hecho que los precios desciendan notablemente y muchos fabricantes los incluyen en sus dotaciones de serie o, en todo caso, como opción. Es preferible renunciar a otros equipamientos “superfluos” a jugar con nuestra seguridad. Y si un vehículo no lo incluye ni siquiera como opción, es muy sencillo: NO LO COMPRES.

Galería de imágenes:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta