Uno de los principales problemas del sector del automóvil en nuestro país es la elevada edad del parque. Además de ser menos seguros, los coches antiguos tienen unas emisiones mayores y esa es otra de las asignaturas pendientes en Europa actualmente. Por eso el Gobierno está poniendo en marcha el Plan Renove 2020, con el que se pretende poder jubilar esos vehículos que tienen más años y sustituirlos por otros nuevos más eficientes.

Ya se ha desvelado que contará con un presupuesto de 201 millones, que serán repartidos a lo largo de estos dos años. Ha sido aprobado en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019 y quiere convertirse en una ayuda económica “estable e ininterrumpida”. Sin que se concentre en momentos determinados y se paralice hasta la aprobación de una nueva ayuda. Los que se podrán acoger a este Plan Renove 2020 serán los usuarios que compren un vehículo híbrido o eléctrico nuevo y que a cambio dejen su coche viejo de combustión.

Ese presupuesto de 201 millones saldrá directamente de la recaudación que se obtenga de la subida de impuestos al diésel. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha declarado que la previsión es recaudar 670 millones de euros. De esa cantidad se ha acordado destinar un 30 % para impulsar esa movilidad alternativa que consideran necesaria y ayudar a esas familiar que no pueden cambiar de coche por el enorme gasto que conlleva.

El Gobierno también añade que polémico impuesto al diésel tendrá un coste mensual de 3,3 euros para el consumidor medio. Éste es definido como el que realiza 15.000 kilómetros anuales y no cuenta a profesionales como transportistas y taxistas. En teoría el nuevo tributo sacará unos 38 euros por cada mil litros, algo que consideran asumible para los conductores. Veremos si esto ocurre del modo que dicen, pues las primeras informaciones hablaban de equiparar el precio del diésel al de la gasolina y eso tendría una repercusión económica mayor de lo que se expone.

Fuente: Europa Press

1 COMENTARIO

  1. Ya, eso es la punta del iceberg, porque subiendo el diésel (con lo que se mueven los transportes públicos, los repartidores, los camiones, los autobuses, etc) lo que haremos es que TODOS los servicios se encarezcan. ¿Y quién lo va a pagar? Los españoles de a pie, TODO será más caro. Gracias Sánchez, gracias Iglesias, sois unos auténticos paladines de los pobres.

Deja una respuesta