El Skoda Karoq es uno de los lanzamientos más importantes para la marca checa. El SUV compacto comparte plataforma y componentes con el SEAT Ateca y se postula como una opción interesante en el segmento. La producción de este modelo comenzó en julio del pasado año en la planta checa de Kvasiny, adelantándose a su presentación, que fue en octubre. Aunque parece que la alta demanda ha hecho que esto no sea suficiente.

Desde finales de 2017 el Karoq se está ensamblando en una segunda fábrica, la de Mladá Boleslav (también en República Checa). Esta planta se encargaba hasta el momento de otros modelos de la gama, entre los que no se encuentra ningún otro SUV. Mladá Boleslav es la fábrica principal de la marca y para abrir la nueva cadena de montaje para el Karoq se ha destinado una inversión de 16,6 millones de euros.

El Skoda Karoq ya está saliendo de la línea de montaje de esta segunda fábrica a un ritmo de hasta 320 unidades diarias. Como detalle, se trata del único ejemplar de la marca que se produce simultáneamente en dos fábricas. En Mladá Boleslav se junta con otros modelos como los Skoda Fabia (incluido el Combi), Rapid (junto al Spaceback) y Octavia (también el Combi); en total cuatro gamas distintas.

Esta fábrica es clave para la marca, pues de allí salieron cerca de 547.000 vehículos durante el 2017. Parece que la marca ha sabido aprovechar el auge de los SUV en el mercado, primero con el lanzamiento del Skoda Kodiaq y posteriormente con el de este Karoq. Este último destaca por sus novedades tecnológicas, un completo equipamiento y una habitabilidad que está por encima de la media del segmento.

Fuente – Skoda

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta