¿Cuánto gasta un camión en recorrer Estados Unidos desde la costa del Pacífico a la del Atlántico? Pues mucho. Y no es un asunto baladí, ya que si en los vehículos particulares es posible que la electrificación sea la solución a medio y largo plazo, en el caso de los vehículos de transporte de largas distancias,cargar con baterías no es hoy en día viable. Así pues, Shell y Airflow Truck Company se propusieron crear un prototipo de camión en el que la eficiencia fuese la máxima.

El recorrido del Starship Truck, que es como bautizaron al prototipo, fue de 3.700 km, entre San Diego (California) y Jacksonville (Florida), por la Carretera Transcontinental Cristóbal Colón, la cuarta interestatal más larga de EE.UU. y la que va más al sur. Fueron seis días de viaje, en los que consiguieron notablemente el promedio de gasto de un camión. Se ralizó el año pasado, entre el 18 y el 24 de mayo, pero hace unas semanas que acaban de hacerse públicos los datos.

¿Cuánto es ese gasto? Pues nos cuentan que logró una eficiencia de 68,9 toneladas-kilómetros por litro. La verdad es que la cifra no dice mucho, pero se considera la estadística más relevante para juzgar la cantidad de energía necesaria para transportar una carga del punto A al punto B, ya que combina el peso de la carga que se mueve con la cantidad de combustible consumido, teniendo en cuenta también orografía y otros factores.

En cifras más manejables, hablamos de un consumo medio de 29,4 l/100 km, con mínimos de 23,5 l/100 km. Nada mal si tenemos en cuenta que a bordo llevaba 18.000 kilos de carga (en concreto, material de arrecife destinado construir un arrecife artificial en la costa de Florida por la ONG Coastal Conservation Association (CCA). El peso total del camión con la carga era de 33.112 kilogramos. Si tenemos uen cuenta que un camión de sus características consume 39,2 l/100 de media en EE.UU., el ahorro es notable.

El encargado de propulsar al Starship Truck fue un motor de seis cilindros con 400 CV de potencia y 2.508 Nm de par. Va ligado a una caha de cambios de 18 relaciones automática, pensada para gastar lo mínimo. Además, en un futuro los ejes traseros del remolque incluirán motores eléctricos, que ayudaban en momentos críticos como pendientes y al arrancar. La energía de la que se nutren procede de baterías de 48 voltios, alimentadas en las frenadas y de las placas solares del techo, con 500 W instalados. A la eficiencia ayudan los lubricantes de baja viscosidad realizados especialmente por Shell.

Otro apartado que se trabajó de manera especial fue el de la aerodinámica. Este camión cuenta con parrilla activa, cuyas lamas se abren solamente cuando el motor precisa refrigeración, y también en las uniones con el semirremolque, además de unos bajos totalmente carenados. Realizada por completo en fibra de carbono, la carrocería cuenta con deflectores retráctiles, de modo que pueden integrarse con el remolque en marcha, faldones laterales… y por supuesto los neumáticos de baja resistencia a la rodadura.

Desde Shell aseguran que, si los 2 millones de camiones que circulan por Estados Unidos consiguieran el rendimiento del Starship, cada año se emitirían a la atmósfera 229 millones menos de toneladas de CO2.

Fuente: Airflow Truck, Shell

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta