Tras la aprobación de la nueva regulación por parte de la Generalitat que obligaba a la precontratación del servicio con 15 minutos de antelación, Uber y Cabify optaron por abandonar la ciudad condal. De este modo, las dos multinacionales de VTC dejaban de operar en una de las ciudades europeas con mayor turismo y con ello, cerca de 1.000 conductores se quedaban sin trabajo.

Ahora las autoescuelas de Barcelona ofrecen descuentos y facilidades para que estos conductores que se han quedado sin trabajo den el salto al sector del taxi. Con la salida de ambas compañías de la ciudad, el taxi ahora tiene mucho más que cubrir. “Al final son trabajadores como nosotros y en el taxi hay trabajo de sobra” señala Alberto Álvarez, portavoz de Élite Taxi.

La primera en manifestarse ha sido la Autoescuela Solano, la empresa más grande de Barcelona que imparte cursos para este tipo de licencias. Ésta ofrece a los conductores de Cabify y Uber que se han quedado en paro la posibilidad de financiar el curso, cuyo precio es de 445 euros, sin ningún coste. Podrán hacer un deposito inicial de 100 euros y el resto del coste podrán abonarlo cuando puedan.

Pero las ofertas no quedan ahí, y es que la autoescuela les hará una breve de rebaja en la matrícula de 50 euros y les garantiza un puesto de trabajo remunerado en una de las empresas de taxis una vez hayan superado el curso.

Como ya hemos señalado, el abandono de las dos compañías de VTC devuelve a los taxistas la totalidad de las zonas y servicios para cubrir, por lo que el Instituto Metropolitano del Taxi (Imet), ha permitido que los fines de semana operen 2.000 taxis más de los permitidos hasta la fecha aumentando la cifra hasta los 7.000 taxis. De este modo la entidad pretende favorecer que haya mas taxis en las calles de Barcelona.

Fuente: EFE

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta