Tesla dejará de producir la versión más asequible de su berlina a partir de la semana que viene. El Tesla Model S 75 es además el único de la gama que incorpora un sistema de tracción trasera, por lo que de ahora en adelante el Tesla Model 3 será el único modelo de la firma americana en ofrecer un sistema de estas características.

Tesla ha confirmado que el pasado domingo paralizó la producción del Model S 75 en su versión con tracción trasera. La variante de propulsión de este modelo tiene un precio que arranca desde los 87.400 euros, mientras que la opción con tracción a las cuatro ruedas, Model S 75D, tiene un coste de 93.000 euros, una versión que se convertirá en la opción más económica para comprar este modelo, a no ser que Tesla altere los precios del modelo.

Los clientes potenciales del Model S tienen hasta el domingo para pedir la última versión con tracción trasera de la berlina eléctrica. El fabricante de automóviles americano está produciendo en estos momentos más unidades de esta versión para que a lo largo del cuarto trimestre del año se puedan entregar tantos vehículos como hayan sido demandados. Pero a partir de 2018, la producción del Model S 75 de propulsión habrá terminado oficialmente.

Teniendo en cuenta que todas las versiones del Model X son de tracción integral, el Model 3 será el único modelo de la marca en ofrecer un sistema de propulsión trasera, de hecho el superventas de la firma no ofrecerá una versión con tracción a las cuatro ruedas hasta que Tesla solvente el “infierno de producción” que está viviendo.

Todo hace indicar que Tesla quiere retirar el Model S de tracción trasera del mercado para evitar que las ventas del Model 3 canibalicen a las de su hermano mayor. De esta manera existe una clara diferenciación entre uno y otro.

Fuente – Tesla

Vía – Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta