¡TVR está de vuelta! El pequeño fabricante británico se encontraba en ‘stand by’ desde hace más de una década, cuando el TVR Sagaris sorprendía a todo el público del mundo del automóvil. Eso fue bajo el mando de Nikolay Smolensky, pero en 2013 la firma cambió de manos y ahora es Les Edgar el máximo representante. Y tras varios años de desarrollo, por fin ha visto la luz el primer modelo de la nueva etapa: el TVR Griffith.

Ha visto la luz en el Goodwood Revival, algo con mucho sentido debido a su condición de deportivo moderno con aires clásicos. El aspecto exterior de este nuevo TVR es fiel a lo que acostumbraba la marca, un diseño que no sigue normas y que es del todo llamativo gracias a sus formas poco convencionales. Este coupé destaca por los faros delanteros, las salidas de escape laterales, el pequeño alerón o el prominente difusor trasero.

TVR Griffith trasera

La silueta del TVR Griffith es totalmente coupé, con un capó alargado y un voladizo trasero más corto. Tiene unas medidas de 4,31 metros de largo, 1,85 metros de ancho y 1,24 metros de alto; por lo que se puede colocar como un competidor directo de los Porsche 911. Hay que destacar que su chasis cuenta con una estructura tubular de fibra de carbono, una medida que ha sido creada por Gordon Murray, padre del McLaren F1.

En el interior del TVR Griffith nos encontramos unos aires clásicos que nada tiene que ver con otros modelos actuales. Es muy minimalista y espartano, solo cuenta con lo imprescindible, como con una instrumentación digital o el volante de Alcántara sin controles. Todo ello pensando en la reducción del peso al máximo. Destaca que los pocos botones de los que dispone están por detrás del volante y la pequeña palanca de cambios en la consola central.

TVR Griffith interior

Aunque uno de los puntos más destacados del TVR Griffith es el que está bajo su capó. El coupé es movido por un motor V8 Coyote de 5.0 litros, el mismo que mueve a los Ford Mustang GT. Pero en este caso se ha contado con la ayuda de Cosworth para la puesta a punto y consigue desarrollar 507 CV de potencia. No está mal para un coche que pesa solamente 1.250 kg. Las prestaciones prometen, pues tendrá una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos y una velocidad punta de 321 km/h.

Dentro de poco se iniciará la producción del modelo, que se espera que esté en la calle para el año 2019. Las primeras 500 unidades se corresponderán con una Launch Edition, que se beneficiará de algunos elementos especiales. En principio solo se comercializará con volante a la derecha y su precio de partida está cifrado en 90.000 libras, unos 98.000 euros al cambio.

Fuente – TVR

Galería de fotos:

Ver galeria (14 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta