Desde el pasado 20 de septiembre y hasta el próximo 29 de octubre, si tenéis la suerte de encontraros en “la ciudad de los rascacielos” podréis deleitaros, en la Hosfelt Gallery, con el minucioso trabajo realizado por el artista canadiense Jonathan Brand, en una exposición denominada “One Piece At A Time”.

El título escogido para la muestra es un guiño a la canción del mismo nombre, interpretada por Johnny Cash, en la que un trabajador de una factoría de automóviles de Detroit sueña con poder algún día poseer uno de los Cadillac que fabrican en ella. Para ello no se le ocurre mejor idea que ir “sacando” cada día una pieza diferente del vehículo en su fiambrera, e ir montándolo poco a poco en su domicilio.

Ford Mustang del 69 sobre el que se ha basado Jonathan Brand para realizar su trabajo
Ford Mustang del 69 sobre el que se ha basado Jonathan Brand para realizar su trabajo

Prácticamente lo mismo ha sido lo que ha hecho Jonathan Brand, pues ha ido construyendo poco a poco, y pieza a pieza, durante más de dos años, este Ford Mustang del año 1969. ¿Por qué ha elegido este modelo? Durante su infancia y juventud ayudó a su padre, que era mecánico, a restaurar diversos vehículos en el taller familiar, uno de los cuales fue un Mustang del ´69, al que tenía especial cariño, pues les llevó cerca de cinco años el acabarlo. Posteriormente tuvo que venderlo para poder comprar el anillo de compromiso para su prometida. Todo muy “de película americana”, ¿verdad?

Pero centrémonos en el objeto de este artículo. Para realizar todos y cada uno de los componentes de este descomunal proyecto, Brand comenzó realizando los planos en un ordenador (con ayuda de programas CAD), basándose en numerosas fotografías y en sus innumerables recuerdos (fruto de la restauración que realizó junto a su progenitor), para posteriormente imprimir cada una de las partes en una impresora de inyección de tinta de gran formato. A continuación había que proceder con todo cuidado a recortar, plegar y pegar cada una de ellas, hasta formar la totalidad de este gran puzzle en tres dimensiones, en que se había transformado su sueño.

No ha dejado ningún rincón sin reproducir, tanto del exterior como del interior. Desde las llantas o los tapacubos hasta los tiradores de las puertas, la guantera, los asientos o el motor. El coche no se exhibe totalmente montado, sino separado en sus mayores componentes para, de esta forma, poder apreciar mejor el nivel de detalle alcanzado en cada uno de ellos. Cuando los visitantes lo observan, no pueden evitar quedarse  muy sorprendidos por la complejidad y el nivel logrado por este proyecto.

El modelo no está totalmente acabado (el proceso es considerablemente largo y tedioso), pero estamos deseando verlo completamente ensamblado. Será entonces, y sólo entonces, cuando Jonathan Brand vuelva a poder disfrutar de “su” Ford Mustang del año 1969.

Aquí tenéis un vídeo del artista canadiense comentando parte de su trabajo:

Simplemente como reseña, recordemos que el Ford Mustang nace en Estados Unidos al comienzo de la década de los ´60, del pasado siglo, como una respuesta a los vehículos deportivos europeos, más pequeños, livianos y con mejores prestaciones, que batían sin demasiados problemas a sus rivales estadounidenses.

El Mustang se presentó oficialmente en Nueva York, el 17 de abril de 1964 y no pasó mucho tiempo hasta convertirse en un éxito de ventas, con más de 20.000 unidades vendidas el primer día y casi medio millón en su primer año de existencia. Aquí tenéis un enlace a un artículo publicado en Coches.com al respecto.

Y para los que dispongáis de un poco más de tiempo, un interesante vídeo (dividido en dos partes) sobre la historia del Ford Mustang, verdadero icono de la industria automovilística norteamericana:

http://www.youtube.com/watch?v=WL5e94r7-YE

http://www.youtube.com/watch?v=EfZuLv9X3u4

Galería de imágenes:

Ver galeria (28 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta