La situación es de sobra conocida por todos. En caso de accidente, si el conductor arroja un resultado positivo en el test de alcoholemia, la aseguradora no está en la obligación de correr con los gastos del siniestro. Así parecía ser, al menos hasta ahora, y es que la Audiencia Provincial de Málaga ha sentenciado justamente lo contrario, obligando a la compañía de seguros Liberty a pagar los gastos de la reparación del coche de un asegurado que en el momento del accidente, el conductor, conducía bajo los efectos del alcohol.

Lo más llamativo es que esta sentencia viene a confirmar otra dictaminada con anterioridad en el Juzgado de Primera Instancia de Lorca, que sorprendentemente falló en favor del coductor, condenando a la aseguradora al pago de 5.400 euros en concepto de reparación, más los intereses generados por la demora.

Según afirma el juez en su escrito, en el momento del sinistro, allá por diciembre de 2002, el vehículo no estaba conducido por el titular del seguro, si no por otra persona que fue condenada por un delito contra la seguridad del tráfico. El coche en cuestión, un turismo, estaba asegurado a todo riesgo, en la modalidad de daños propios, razón por la cual el juzgado de Lorca señaló a la aseguradora como pagadora responsable, al entender que la claúsula que culpa al conductor de los daños producidos por un accidente provocado bajo los efectos de alcohol, limita los derechos del asegurado, y además, no constaba expresamante en el contrato del seguro.

La Audiencia, al coincidir con este planteamiento, señala que “la cláusula controvertida no es una cláusula de exclusión de cobertura, sino que limita los derechos del asegurado que, como ha declarado el Tribunal Supremo, ha de ser especialmente destacada y aceptada expresamente y por escrito”, algo que no ha ocurrido en este caso en concreto.

Vía: La Opinión de Murcia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta