El que escribe confía firmemente en sus opciones como la gran alternativa al transporte en automóvil convencional. A pesar de que la todopederosa, ya no tanto, General Motors intentó asesinarlo en una ocasión, el coche eléctrico ha revivido años después con más fuerza que nunca y como una solución eficaz para los problemas medioambientales que conlleva la movilidad a cuatro ruedas basada en los carburantes fósiles.

Advierto al lector de que el titular puede resultar confuso y es que aunque el porcentaje impresiona, en cifras reales no lo es tanto. Peso a todo, paso a paso, y es que cambiar los hábitos de conducta de los usuarios nunca ha sido fácil. Según los últimos datos oficiales la cifra de ventas de vehículos eléctricos en nuestro país creció en un 1.031% con respecto al año pasado, lo que en cifras más reales se traduce en tan solo 181 unidades, por los escasos 16 que lograron llegar a las carreteras el pasado año.

Reconociendo que su implantación a nivel masivo no cumple con las espectativas, los fabricantes se muestran esperanzados ante la inminente llegada de los modelos Nissan Leaf, Renault Kangoo y Renault Fluence, que vaticinan aumentará exponencialmente las cifras de venta.

Muy cuestionadas resultan las ayudas públicas y es que según los especialistas del sector solo han servido para aumentar el margen de beneficio de las marcas y los distribuidores. Prueba de ello es el llamado Plan de Acción del Vehículo Eléctrico, puesto en marcha por el Gobierno hace unos meses con un fondo económico de 72 millones de euros y que no ha tenido prácticamente ningún efecto.

Pese a todo habrá que esperar a final de año para sacar conclusiones más veraces, con el horizonte puesto en alcanzar a medio tiempo cifras parecidas a la de países como Estados Unidos o Japón.

Vía: Motorpasion

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta