El volante es un componente de nuestros coches que, si bien apenas ha variado grosso modo a lo largo de su historia, siempre está en constante evolución. Cuatro empresas finlandesas de diseño, tecnología, software y comunicaciones digitales han aunado fuerzas para desarrollar el volante Origo. Desarrollado como parte del proyecto de Interacción Multimodal en el Vehículo y Presentación Inteligente de Información (MIVI), acaba de ganar el Premio de Diseño Alemán 2021 por su “calidad de diseño sobresaliente”.

El mayor desafío fue hacer que resultase familiar, lo que siempre ayuda a superar el miedo a lo nuevo cada vez que se presenta un producto revolucionario. El equipo quería que las formas físicas fueran expresivas, apoyando el uso de controles, algo de lo que a menudo carecen las pantallas táctiles y los controles capacitivos. Según el consorcio finlandés formado por Canatu, Siili Auto, TactoTeck, Rightware y Northem Works, “el diseño final del volante Origo alinea perfectamente los controles físicos con la interfaz digital creando una experiencia de usuario intuitiva y emocionante como nunca se había visto en un coche”.

En primer lugar, este curioso volante está diseñado para minimizar la distracción del conductor y hacer que la interacción sea más intuitiva. El prototipo, porque no es un modelo de producción, cuenta con superficies táctiles tridimensionales y transparentes que permiten a aquel que va tras él mantener las manos en todo momento y acceder a todas las funciones del vehículo. El volante Origo también viene acompañado de una pantalla que muestra solo la información relevante en cualquier momento para evitar la sobreestimulación.

“Nuestras vidas se han llenado de información y están sobreestimuladas con opciones, por lo que queríamos ofrecer al conductor claridad con nuestro concepto de volante y reducir así las funciones y controles a las necesidades básicas”, declara Miika Heikkinen, diseñadora principal de Northern Works. “Con el nuevo volante Origo, el conductor puede gestionar las funciones clave simplemente con los pulgares, sin soltar el volante, minimizando las distracciones y mejorando la seguridad”, dijo Juha Kokkonen, director ejecutivo de Canatu.

Como mencionábamos al comienzo del artículo, el proyecto se llevó la victoria en la categoría “Excelente diseño de producto – Interfaz hombre-máquina” del Premio de Diseño Alemán, uno de los más respetados del mundo en el ámbito del diseño. Además, el jurado reconoce solo a aquello que realmente representa una contribución pionera al panorama del diseño alemán e internacional. “Los gestos táctiles habilitados por la combinación de tecnologías introducirán un mayor nivel de fluidez en los modelos de interacción del usuario y, al mismo tiempo, ayudarán a aumentar la seguridad en la carretera”, dijo Tero Koivu, director de operaciones de Rightware.

Fuente: Canatu

Galería de fotos:

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta