Los cambios están llegando a Volkswagen. Desde hace tiempo ha estado trabajando en sus prototipos I.D. y dentro de muy poco comenzará una importante ofensiva de coches eléctricos de producción. La marca quiere someterse a un lavado de cara completo y eso también pasa por cambiar su actual logo. Todo apunta a que el año que viene presentarán en sociedad un nuevo logotipo justo a tiempo para dar la bienvenida a los eléctricos.

El actual distintivo se mantiene inalterado desde el año 2012 y presenta una apariencia tridimensional. Éste prácticamente se mantenía desde la segunda mitad del siglo pasado, habiéndose modificado únicamente para introducir el color azul y su superficie. Aunque todavía no hay pistas sobre el cambio, podría traducirse en una simplificación en dos dimensiones para adaptarse a los tiempos que corren y a las pantallas de los smartphones.

En los últimos prototipos eléctricos hemos visto una seña de identidad propia: el logotipo iluminado, junto a la parrilla. También se podría adoptar esa medida en los modelos de producción, pues se consigue un efecto visual bastante llamativo. La inversión de 20.000 millones de euros en el vehículo eléctrico también pretende cambiar la concepción que tiene la gente y convencer a todos esos potenciales compradores.

Se harán campañas principalmente en medios digitales y sociales, además de ofrecer una imagen más atractiva y accesible de la propia Volkswagen. No hay que olvidar que la traducción literal de la marca es “el coche del pueblo” (Volks-del pueblo y Wagen-coche). El primer modelo eléctrico de la nueva era, y en el que se podría estrenar el logotipo, podría ser el compacto I.D. en 2020. Posteriormente le podrían seguir un SUV, un sedán y hasta un minibús; como ya se ha visto en los prototipos.

Fuente: Bloomberg

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta