Parece que la movilidad del futuro va tomando forma. Aunque a muchos no nos guste, la mayoría de fabricantes están centrando sus esfuerzos en el coche autónomo, una tecnología siempre ha tenido mucha controversia a su alrededor. Aunque por el momento lo vemos más en modelos conceptuales que en la realidad. El último en sumarse a la lista es el Volvo 360c, un prototipo que muestra la visión de futura que tiene la marca sueca.

Como ya adelantábamos, se trata de un vehículo autónomo, que ni siquiera da posibilidad al usuario de ponerse al volante. Por lo tanto es una de las apuestas más arriesgadas de las que hayamos visto en los últimos años. Otro de los aspectos sorprendentes de este concept es que no ha sido concebido únicamente para la ciudad, lugar en el que se centran los autónomos, sino que pretende salir de ese ambiente para cubrir largas distancias.

De hecho, Volvo ya lo ha planteado como una alternativa a otros medios de transporte como el avión o el tren. Lo que más destacan de su vehículo es la comodidad de viajar a bordo. Con unos voladizos cortos y una distancia entre ejes bastante elevada, se consigue un habitáculo amplio y versátil. Dentro, los ocupantes pueden sentarse en torno a una mesa y comer, pero también hay un departamento para dormir o tumbarse en la parte superior.

A pesar de querer poner una alternativa a los vuelos de corta distancia, el fabricante no da demasiados detalles acerca de su Volvo 360c. Sabemos que se mueve gracias a un sistema de propulsión eléctrico, pero se desconoce tanto la potencia como la autonomía. También se plantean cuestiones como los largos atascos que se viven en las carreteras y con los que no tienen que lidiar los aviones. En todo caso, se trata de una propuesta interesante y el tiempo dirá si llega a buen puerto en unos años.

Fuente: Volvo

Galería de fotos:

Ver galeria (21 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta