El planteamiento, que ya se haya en fase de desarrollo, parte de la idea de una comunicación por dos canales, el “vehículo-vehículo” y “vehículo-infraestructura”. El hardware sería capaz, a través de tecnologías conocidas, como el wifi, el wiMAX, el 3G y un largo etcétera, de enlazar la información proveniente de los automóviles, la gestión del tráfico, el estado de la flota de vehículos o las señales de carretera.

La intención es poner un funcionamiento que pueda avisar al conductor, mediante la activación de la alarma en su teléfono móvil, si está lloviendo o hay atascos de tráfico. Otra de las posibilidades sería que un aviso en el sistema de navegación del coche, que ha detectado un obstáculo en la ruta, un accidente, por ejemplo, avisara en el salpicadero de la necesidad de reducir la velocidad y buscar trayectos alternativos.

Sin duda, a día de hoy, en pleno 2010, puede sonar a ciencia ficción, pero el trabajo ya ha comenzado y el futuro llega, en ocasiones, mucho antes de lo previsto. No hay más que ver los desarrollos alcanzados por la tecnología para teléfonos móviles.

Este proyecto, denominado con las siglas CVIS (Cooperative Vehicle-Structure System), está coordinado por el consorcio ERTICO, con representantes de todos los posibles interesados en que esta idea llegue a buen puerto, como los fabricantes de automóviles y sistemas de tráfico, gobiernos, operadores de telecomunicaciones, usuarios y proveedores de servicios. La financiación, hasta el momento, corre a cargo del Sexto Programa Marco de la Unión Europea, que ha aportado un total de 20 millones de euros, que se añade a una cantidad similar procedente de socios privados.

La toma de contacto de todo este desarrollo informático con el público y la crítica especializada tendrá lugar en la feria Cooperative Mobility Showcase 2010, que se celebra en esta última quincena del mes de mayo en Ámsterdam, Holanda.

Vía | Tendencias21

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta