Logo de Noticias Coches
hyundai-bayon-prueba-227.5
Prueba
Mario Nogales

Hyundai Bayon 1.2 MPi 84 CV, prueba a fondo del urbanita accesible

El tamaño importa, en unos casos más que en otros, pero siempre ha de ser tenido en cuenta. Y por ello, las marcas siguen sacando SUV de todos los tipos, a pesar de que las gamas están bastante completas. Es el caso del Hyundai Bayon, el todocamino pequeño de la marca coreana, que tiene unas dimensiones similares a las del Hyundai Kona. Está disponible desde 12.990 euros y a continuación te contamos todo lo que pretende aportar.

Aunque su nombre se inspira en Bayona, la bonita ciudad del País Vasco francés, lo cierto es que tiene mucho en común con otro ejemplar de la gama de la gama de Hyundai. Comparte plataforma con el Hyundai i20, el utilitario que ya pasó por nuestra sección de pruebas. De hecho, sería algo así como un reemplazo para el desaparecido i20 Active. Pero, en este caso, adopta la filosofía crossover con una mayor altura, un diseño muy llamativo y una habitabilidad destacada.

Exterior

Lo primero que llama la atención del Hyundai Bayon es esta estética tan particular que tendrá seguidores y detractores. En mi caso me parece una buena decisión por el alto nivel de personalidad, sobre todo en este frontal con las ópticas divididas. En la parte superior quedan las luces diurnas justo en línea con una estrecha toma de aire, mientras que más abajo quedan los faros principales. Por debajo queda el logotipo de la marca, una generosa parrilla con entramado en tres dimensiones y una protección inferior en contraste.

La vista lateral del Hyundai Bayon no pasa desapercibida gracias a los voladizos cortos y también a la cintura ascendente. Puede montar llantas que van desde las 15 hasta las 17 pulgadas, siendo las de tamaño intermedio las que monta nuestra unidad. También destaca la posibilidad de incluir la carrocería bitono con el techo y los retrovisores haciendo contraste. Este ejemplar también cuenta con unas estilizadas barras de techo que dan el toque de todocamino.

Si por delante ya captaba muchas miradas, la zaga del Bayon no se queda atrás gracias a su atrevido diseño. Sigue con el lenguaje Sensous Sportiness que aquí queda representado mediante una luneta de pequeñas dimensiones en posición vertical. Sigue con unos pilotos LED con forma de flecha, que quedan unidos por el centro mediante una línea roja. Todo ello va en un marco de color negro que va a juego con el paragolpes, mientras que la zona inferior va rematada por una defensa plateada.

Empezamos la prueba recalcando que su posicionamiento en la gama quedaba muy cerca del Hyundai Kona. Y es que el Bayon es apenas 2 centímetros y medio más corto que dicho modelo. Se queda en una longitud de 4.180 mm, una anchura de 1.775 mm y una altura de 1.490 mm; ligeramente más estrecho y bajo que el Kona. La distancia entre ejes es de 2.580 mm, exactamente lo mismo que un Hyundai i20.

Interior

De hecho, lo primero que se nos pasa por la cabeza al entrar al interior del Hyundai Bayon es su parecido con el i20. Son prácticamente calcados, con el mismo diseño, tecnología y materiales. A pesar de ser un modelo de acceso, ya cuenta con una instrumentación digital de 10,25 pulgadas que se controla a través del volante multifunción. Es una pantalla con unos gráficos bastante buenos y que ofrece varios menús para ir personalizando la información que vemos.

La pantalla táctil central depende del acabado escogido. Nosotros en el Maxx tenemos una de 8 pulgadas que no cuenta con navegación integrada, pero que permite la conexión con Apple CarPlay y con Android Auto mediante cable. Opcionalmente se puede montar una de 10,25 pulgadas que incluye más funciones como el sistema BlueLink de la marca. La climatización en este caso es monozona y se controla mediante unas ruletas simples y fáciles de utilizar.

Estamos ante un modelo de acceso, eso ha quedado claro desde el principio. Y, aún así, el Hyundai Bayon cuenta con un nivel de calidad bastante conseguido. Los acabados son buenos, no hay grillos ni piezas que estén mal encajadas. Los materiales son plásticos en su mayoría, pero tienen un tacto correcto y que no empaña el conjunto. Además, hay detalles como la iluminación ambiental en azul o la tapicería de tela que le hacen ganar enteros.

La habitabilidad suele preocupar en estos coches de pequeñas dimensiones. Sin embargo, el Hyundai Bayon engaña y es bastante más amplio de lo que parece por fuera. En las plazas delanteras no hay problemas por su altura y anchura. Hay bastantes huecos portaobjetos y una consola central muy despejada. Igual se echaría en falta un reposabrazos entre ambos asientos, algo que es más propio de modelos más altos de gama.

Y cuando pasamos a la segunda fila de asientos del Hyundai Bayon también quedamos sorprendidos por el espacio disponible. Hablamos principalmente del hueco que hay para piernas y cabeza, más que suficientes para mí y mis poco más de 1,70 metros. Por anchura se quedará justo, sobre todo con esa plaza central carente de forma y con un pequeño túnel de transmisión. Estas plazas no cuentan con salidas del aire acondicionado, pero sí con una práctica toma USB.

Maletero

Llegamos a lo que para mí es el punto más destacado del Hyundai Bayon y lo que más me ha sorprendido. Aunque no lo parezca, aquí hay un maletero con 411 litros de capacidad, que ya son 37 litros más de lo que cubica el Kona. Destaca el aprovechamiento de esta zona por sus formas cuadradas, ahora nos explicamos la forma que tenía el portón por fuera y la luneta tan vertical.

Además de la boca de carga ancha y de soluciones como ganchos y redes para distribuir la carga, este maletero cuenta con un hueco en el que encontramos el kit antipinchazos. Para sacar todo el partido a este maletero, bastaría con abatir los asientos traseros en dos partes (60:40) para llegar a una capacidad máxima de 1.205 litros, muy destacada teniendo en cuenta sus dimensiones.

Equipamiento

El Hyundai Bayon se puede elegir con cuatro niveles de equipamiento diferentes. El más básico puede quedarse algo justo para algunos usuarios. Se trata del Essence, que cuenta con llantas de 15 pulgadas, barras de techo, eCall y ayudas a la conducción como control de crucero con ayuda de mantenimiento de carril o sensor de luces automáticas.

Por encima está el Maxx, el que lleva nuestra unidad, que ya suma llantas de 16 pulgadas, instrumentación digital 10,25 pulgadas, pantalla táctil de 8 pulgadas, conectividad inalámbrica Android Auto y Apple Carplay, cámara marcha atrás, sensores de aparcamiento trasero o luz ambiental LED. Con el Tecno se añaden llantas de 17 pulgadas, faros delanteros LED, espejo interior electrocromático, sensor de lluvia, Smart Key, aviso anticolisión ángulo muerto y cargador inalámbrico.

El tope de gama es el Style, que ya incorpora la pantalla central de 10,25 pulgadas con navegación y bluelink, pilotos traseros LED, sensor de aparcamiento delante y detrás, control de crucero inteligente, asistente precolisión en giro y cruce, asistente de mantenimiento de carril (LFA) o techo bitono.

Motor

La gama mecánica del Hyundai Bayon es bastante simple y se centra en la gasolina, dejando vacío el hueco del diésel. Arranca con una mecánica 1.2 MPi atmosférica de cuatro cilindros que entrega 84 CV de potencia. El de acceso solamente puede ir con una caja de cambios manual de cinco velocidades y es precisamente el que estamos probando nosotros.

Por encima está situado el 1.0 TGDi, el motor turbo de tres cilindros que tiene varias configuraciones. La más convencional va con cambio manual de seis velocidades, pero también acepta el sistema Mild Hybrid de 48 V para ser portador de la etiqueta ECO de la DGT. El microhíbrido se puede configurar con los 100 CV y tanto un cambio manual de seis velocidades como con la transmisión automática 7DCT. El tope de gama es un Mild Hybrid de 120 CV que solo puede ser automático.

El Hyundai Bayon 1.2 MPi que estamos probando tiene 84 CV y 118 Nm de par, un nivel de potencia que puede ser algo justo para algunos usuarios. Es de los coches más lentos que hemos probado últimamente, pues pasa de 0 a 100 km/h en 13,5 segundos y su velocidad máxima es de 165 km/h. Por otro lado, homologa un consumo medio de 5,6 l/100km y unas emisiones de CO2 de 126 g/km.

Comportamiento

Ya estamos al volante del Hyundai Bayon 1.2 MPi y lo cierto es que se transmite a la perfección esa filosofía simplista que quiere transmitir. Con la mecánica atmosférica se siente como un coche de los de antes, tiene que ser conducido de una forma bastante particular. Y es que para sacar el jugo a esos 84 CV hay que llevarlo bien arriba de vueltas, en bajas se siente muy perezoso y le cuesta salir. De hecho, los 168 Nm de par máximos llegan a las 4.200 rpm. Muy distinto a los motores turbo que acostumbramos.

Otra peculiaridad es la caja de cambios manual, que tiene cinco velocidades en este caso. Los recorridos son largos y el tacto muy blando, no es una transmisión que destaque demasiado. Para los que necesiten más sensaciones es recomendable optar por el motor turbo no solo por su aumento de potencia, sino también porque monta la caja manual iMT con seis velocidades. La probamos en el i20 y nos dejó con un mejor sabor de boca.

En otras versiones del Hyundai Bayon se cuenta con modos de conducción. Se podría elegir entre Eco, Normal y Sport; aunque no hay cambios demasiado marcados entre ellos, así que no lo echamos de menos en esta versión de acceso. De hecho, la premisa principal de este coche es la sencillez de uso en prácticamente todos los panoramas. Lo consigue con una suspensión bien hecha, que absorbe bien todas las imperfecciones y ofrece una comodidad ejemplar. La dirección sigue la misma premisa y la encontramos muy asistida, no llegando a transmitir demasiado.

Por lo tanto, no va a ser un vehículo que vaya a destacar en curvas. Tiene un tacto más de turismo que de SUV, pero no tiene ninguna vocación deportiva. De hecho, lo consideramos más como un urbanita puro, que se siente como pez en el agua en la ciudad. Destaca su agilidad, con un peso de apenas 1.045 kg en esta versión y un radio giro de solamente 10,4 metros. Por otro lado, el aplomo no está mal y permitirá viajes largos esporádicos.

En general no es un coche que enamore, no es un vehículo que transmita demasiado, pero que sirve a la perfección para moverse de A a B con total garantía y de forma inteligente. También con poco gasto, ya que el consumo medio durante la semana ha rondado los 6 l/100km. Es un poco menos de lo que haría con el turbo, que es más sensible al pedal derecho.

Opinión coches.com

El primer pensamiento que nos vino a la cabeza cuando vimos al Hyundai Bayon y su planteamiento fue: ¿no se canibalizará en ventas con el Kona? Sin embargo, después de probarlo nuestro pensamiento ha cambiado. Este ejemplar se posiciona como el modelo de acceso a la gama SUV, con un planteamiento más simple y que no cuenta con la gama electrificada del Kona. Por suerte sí que cuenta con un diseño llamativo y un interior con espacio más que suficiente y tecnología completa.

Probablemente la principal ventaja del Hyundai Bayon sea su precio. La marca lo anuncia desde una tarifa de derribo de 12.990 euros, incluyendo sus descuentos y financiación. Es de los más baratos del segmento y por un poco más puede ir realmente equipado. Si te interesa te recomiendo que entres en coches.com, nuestra página web donde tenemos las mejores ofertas de coche nuevo del país. Además de encontrar el Bayon más barato, también puedes beneficiarte de financiación con buenas condiciones.

Hyundai Bayon 1.2 MPi 84 CV
7.5Nota
Lo mejor
  • Espacio interior y maletero
  • Urbanita nato
  • Precio competitivo
Lo peor
  • Calidad justa
  • Gama mecánica reducida
  • Prestaciones del 1.2 MPi
Diseño8
Habitabilidad7.5
Acabados7
Maletero8
Equipamiento7.5
Motor6.5
Comportamiento7
Calidad Precio8.5

Galería de fotos:

  • Hyundai
  • Hyundai Bayon
  • todocamino