No es ningún secreto que Nissan ha sido la que mejor se supo anteponer a la tendencia SUV tan extendida que tenemos actualmente. Fue en 2007 cuando lanzaron el Qashqai al mercado y desde entonces ha sido una auténtica referencia en el segmento crossover. Pero no ha sido su único producto en triunfar, el Nissan Juke que tenemos hoy presente con nosotros también ha sido partícipe del éxito de la marca japonesa, pues acumula más de un millón de unidades vendidas en Europa.

El SUV pequeño está cumpliendo 10 años de vida y lo celebramos probando su segunda generación. La fórmula a seguir estaba muy clara, querían que siguiera siendo un modelo bien diferenciado del resto de competidores. Sobre todo, en este segmento B-SUV es muy importante la personalidad y el atrevimiento, valores que nunca le han faltado al Nissan Juke. Además, la renovación le ha servido para mejorar algunos puntos flacos que mencionamos anteriormente.

«Juke» quiere decir bailar o cambiar de dirección mostrando agilidad, algo que también va acorde a su arquitectura. Se asienta sobre la plataforma CMF, que gracias a una optimización consigue perder 23 kg respecto a su antecesor al tiempo que gana en dimensiones y en espacio interior. Pero basta ya de presentaciones, a continuación vamos a pasar directamente a mostrarte todo lo que puede aportar este nuevo Nissan Juke.

Exterior

Comenzamos por fuera precisamente con ese aumento de dimensiones que mencionamos antes. Es algo notable, pues se queda en 4.120 mm de largo, 1.827 mm de ancho y 1.595 mm de alto; con una distancia entre ejes de 2.636 mm. Eso significa que crece en todas las cotas, destacando los 75 mm adicionales en la longitud. Cuando veamos el interior hablaremos de si percibe o no en términos de habitabilidad.

Mientras tanto, vamos a seguir repasando el diseño, que siempre ha sido una de las señas de identidad del Juke. La primera generación levantó controversia por sus líneas atrevidas, incluso a veces podía ser demasiado. Mientras que al anterior o lo adorabas o lo odiabas, en este se ha buscado una mayor madurez, siempre manteniendo algunos guiños a su esencia.

En el frontal se remarca mucho la parrilla V-Motion típica de Nissan gracias a que los marcos de la V van cromados. Por otro lado, las ópticas ahora se dividen en tres partes, con una estrecha luz diurna ligada a la parrilla, con unos faros principales ovalados en los laterales y con unos pequeños antiniebla en la parte inferior. El paragolpes también ha evolucionado con unas formas más afiladas y con algunos detalles en contraste propios del acabado N-Design.

Con este nivel de equipamiento hay hasta 15 combinaciones de la carrocería bitono, incluyendo tres tonos para el color en contraste. En este caso, tenemos las molduras del frontal, las de los faldones, los retrovisores y el techo en este llamativo rojo Fuji Sunset, que además tiene unas formas muy sugerentes. En el perfil también tendremos que destacar otros aspectos como que los pilares y el spoiler van en negro brillante o todos los bajos de la carrocería cubiertos de plásticos negros. Otro detalle de esta unidad son las llantas de 19 pulgadas en dos colores, algo que también llama la atención.

Cuando pasamos a la zaga también se percibe la personalidad de este Nissan Juke. Comienza por el pilar C, que tiene esa forma tan característica y que integra la manecilla de las puertas en su parte superior. Sigue con un prominente spoiler de techo, que consigue darle cierta deportividad junto a la antena tipo aleta de tiburón. Por debajo de una luneta de pequeñas dimensiones, aparecen unos pilotos traseros que nos recuerdan a los del Nissan Micra y entre medias el portón adopta una forma algo puntiaguda. La parte baja queda reservada para una especie de difusor también en dos colores que deja la salida del escape escondida. Ahora pasaremos a analizar el habitáculo del SUV pequeño.

Interior

Ya hemos alabado la profunda evolución que ha tenido el Nissan Juke en el exterior, pero hay que destacar que lo del interior es una auténtica revolución. La generación anterior se había quedado un paso atrás en el aspecto tecnológico y eso es probablemente el cambio más notable en el nuevo modelo. Ahora ya nos recuerda un poco más a su hermano mayor solo con ver su nuevo sistema multimedia, que se centra en la pantalla táctil de 8 pulgadas que sobresale en el salpicadero.

Lo cierto que es no está muy bien integrada en el conjunto y que queda en una posición demasiado frontal, se habría agradecido que se rotase unos grados hacia el puesto del conductor. Sin embargo, luego nos deja con unos gráficos bastante correctos y unos menús muy intuitivos que consiguen que sea realmente fácil de utilizar. También destaca la respuesta rápida, similar a la de un smartphone y las múltiples bondades de Nissan Connect.

Además de poder conectar el móvil mediante Apple CarPlay y Android Auto, también permite mejoras como el tráfico en tiempo real gracias a TomTom o incluso un punto WiFi de forma opcional. Por no hablar de la integración con Google Assistant y también con la aplicación Nissan Connect Services para poder realizar otras tareas como la apertura de puertas o el encendido de luces de forma remota a través del Smartphone. Contrasta bastante con los controles analógicos de la climatización, que son sencillos y prácticos. Eso sí, echamos de menos la climatización bizona, que no está disponible en ningún acabado.

Desde el puesto del conductor lo primero que se puede apreciar es el llamativo volante multifunción, que está achatado por la parte de abajo. Aunque yo sigo prefiriendo los que son totalmente redondos, lo cierto es que este está muy bien acabado y cuenta con un tacto bueno. Tras él se puede apreciar una instrumentación mixta gracias a dos grandes esferas para la velocidad y las revoluciones, además de una pantalla de 7 pulgadas a color que hace las veces de ordenador de a bordo y que nos muestra todo tipo de información solo con tocar los botones del volante. También decir que vamos sentados en unos destacados asientos deportivos que son confortables y que recogen el cuerpo a la perfección. Como nota curiosa, llevan integrados en los reposacabezas unos altavoces gracias al sistema de sonido Bose Personal Plus.

Otra de las cosas, si no la primera, que llama la atención en este Nissan Juke es la calidad y los materiales interiores. Nuestra unidad de pruebas lleva la combinación más estridente, el Pack Naranja Active que solamente se puede sumar al acabado N-Design y que es el culpable de este colorido habitáculo. El salpicadero, puertas, consola central, reposabrazos y parcialmente los asientos van cubiertos de esta piel naranja que contrasta con el negro. Hay otro paquete en el que los recubrimientos van en Alcántara que tiene un aspecto algo más discreto y deportivo. También destacan algunas molduras que imitan la fibra de carbono. En todo caso, para tratarse de un B-SUV la calidad es notable y agradecemos este ímpetu de Nissan por diferenciarse de otros fabricantes.

También aquí en el interior hay que mencionar que el Juke era uno de los coches más pequeños de su segmento. Con la nueva generación se mejora el espacio en un 20 % y se consigue ser más competitivo en este aspecto. Lo cierto es que no se nota demasiado en las plazas delanteras, que siguen siendo correctas gracias a su espacio para piernas y cabeza. Los asientos cuentan con regulación manual y la columna del volante también.

Es cuando pasamos a las plazas traseras cuando más se aprecia la mejora en la habitabilidad. Hay que decir que poner la manecilla de la puerta no es la mejor opción, pues los niños no llegarán a su posición. El acceso es bastante cómodo por su posición elevada y una vez dentro destacan los casi 6 cm más que ofrece para las piernas. Yo mido 1,70 y todavía tengo algo de espacio libre. Para la cabeza será algo más justo, sobre todo para los usuarios más altos, al igual que la anchura, que hace que sea mejor viajar cuatro adultos y dejar la plaza central para apuros. Aquí detrás no tenemos salidas del aire acondicionado, pero sí una toma USB.

Maletero

El crecimiento en dimensiones del Nissan Juke también se refleja en su maletero, que con 422 litros se sitúa por encima de la media e incluso se acerca a lo que ofrece su hermano mayor el Qashqai. Tiene más mérito aún si tenemos en cuenta que la anterior generación se quedaba en unos escasos 354 litros de capacidad. También hay que decir que presenta una boca de carga más ancha y que va colocada en una posición más baja, por lo que será más fácil cargar los objetos más pesados y voluminosos.

Hay que decir que a simple vista ya se pueden apreciar las líneas rectas y bien aprovechables del maletero del Juke, por no hablar de esta bandeja que permite poner el piso a varias alturas para dividir la carga. Justo por debajo encontramos un hueco para el kit antipinchazos, no hay ningún tipo de opción a llevar rueda de repuesto. En el caso de que necesitemos todo el potencial de este maletero, basta con abatir los asientos traseros en dos partes (60:40) para tener una superficie recta y una capacidad máxima de 1.189 litros.

Equipamiento

El Nissan Juke en nuestro país puede ser elegido con hasta cinco niveles de equipamiento bien definidos. Lo cierto es que de serie ya viene bastante completo, pues con el Acenta vienen incluidos algunos elementos como llantas de 17 pulgadas, pantalla multimedia de 8 pulgadas con Apple CarPlay y Android Auto, aire acondicionado, asientos delanteros deportivos, cámara de visión trasera, sensores de aparcamiento traseros, Chassis Control y alguna que otra ayuda a la conducción.

Un escalón por encima, en una posición más intermedia, aparece el acabado N-Conecta. A todo lo anterior se suman algunos elementos como los faros Full LED, instrumentación digital de 7 pulgadas, Nissan Connected Services, climatizador automático, apertura y arranque sin llave, modos de conducción,, frenos traseros de disco o freno de mano eléctrico. El Tekna es aún más completo gracias a llantas de 19 pulgadas, tapicería mixta, sensores delanteros, cámara de 360º o el sistema ProPilot.

Por encima, en el tope de gama, hay dos líneas que buscan una mayor diferenciación. Por un lado, el N-Design Chic apuesta por la elegancia con tapicería de piel en negro y los paneles de las puertas van en Alcántara. Por otro lado, el N-Design Active que lleva nuestra unidad destaca por colorido al tener una tapicería de piel negra con detalles en piel sintética Naranja Active y los paneles de las puertas en el mismo tono naranja.

Motor

Llegamos a la gama mecánica del Nissan Juke, que lamentablemente, será una parte bastante corta de contar. Decimos esto, porque la segunda generación del SUV pequeño solamente tiene una opción donde elegir por el momento. Se eliminó por completo el diésel y ahora mismo solo se puede optar por un bloque de gasolina y por la tracción delantera. Nos parece una apuesta algo arriesgada y va a ser una de las pegas que saquemos, pero la marca asegura que con esta configuración cubre hasta el 80 % de la demanda del segmento.

El bloque que acompaña al Nissan Juke es el motor 1.0 DIG-T, un gasolina de tres cilindros turbo con apenas 1.0 litro de cilindrada que desarrolla 117 CV de potencia y 200 Nm de par. Ya lo habíamos visto anteriormente en otros modelos de la marca y sigue estando disponible con una caja de cambios manual de seis velocidades o con la transmisión automática DCT7 de doble embrague y siete relaciones.

En nuestro caso tenemos una unidad del Juke 1.0 DIG-T con cambio manual, que probablemente será la opción más demandada. En este caso, las prestaciones son bastante discretas, acorde al nivel de potencia. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 10,4 segundos y su velocidad máxima es de 180 km/h. Por otro lado, el consumo homologado está en 6,2 l/100km y sus emisiones de CO2 en 141 g/km. Aunque ahora vamos a comprobar cómo se comporta, que es lo realmente interesante.

Comportamiento

Ya al volante del Nissan Juke, comenzaremos hablando de las sensaciones que nos ofrece única mecánica disponible por el momento. Hay que decir que, a pesar de ser un motor de tres cilindros, me parece que su refinamiento es mucho mejor que en los que tienen otras marcas. Digo esto porque apenas vibra ni tiene esa sonoridad que a veces incluso llega a ser molesta. Esto también habla bien de la insonorización del habitáculo, que en algunos casos nos ha obligado a mirar la aguja del cuentarevoluciones para comprobar que el coche está arrancado.

Si hablamos de desempeño, hay que decir que este motor destaca a medio régimen. Los 200 Nm de par están disponibles entre las 1.750 y las 3.750 rpm y hay que llevarlo en esas cifras para conseguir un comportamiento satisfactorio. En bajas es algo perezoso, sin llegar a ser extremo, y en la parte alta tampoco es que destaque en demasía. Hay que tener claro que es un coche práctico y que su mecánica no busca destacar ni lograr buenas prestaciones, ya hay que olvidarse del Juke Nismo y de cualquier concesión a un comportamiento deportivo en este modelo.

Pero bueno, la caja de cambios manual lo cierto es que tiene un tacto muy correcto y es agradable su uso a pesar de unos recorridos algo largos. Como suele ser habitual, la sexta marcha es más para bajar consumos y hacer cruceros en autopista que para un aprovechamiento real. Precisamente en la zona de la palanca de cambios aparece el botón D-Mode, que sirve para cambiar entre los modos de conducción Eco, Standard y Sport. Lo cierto es que cambia algo el tacto de la dirección o la reactividad del acelerador, pero sin que haya un cambio de carácter total.

Sorprende desde el primer minuto también la puesta a punto del chasis del Nissan Juke. Busca principalmente ser un coche aprovechable en cualquier tipo de situación y hemos podido comprobarlo de primera mano. Aunque a priori no destaca en autopista, lo cierto es que tiene un aplomo envidiable y un factor X gracias a la tecnología ProPilot. No es habitual ver que un coche de este segmento capaz acelerar y frenar por sí solo, manteniendo la distancia y velocidad adecuadas, al tiempo que se mantiene en el carril.

En carreteras de curvas no va a ser el más deportivo, pero el tarado de la suspensión es bastante rígido y ayuda a que apenas haya balanceos en la carrocería ni pérdidas de estabilidad. Por otro lado, está clara su vocación urbanita. En la ciudad se desenvuelve como pez en el agua gracias a su notable maniobrabilidad, que se consigue también con una dirección rápida y directa, aunque bastante asistida para nuestro gusto. Es un coche muy ágil gracias a su reducido peso de apenas 1.182 kg, un aspecto en el que sobresale por encima de alguno de sus rivales directos.

La segunda generación del Nissan Juke elimina por completo la opción a tracción total, algo que sí tenía disponible su antecesor. No es un coche apto para salir fuera del asfalto por ese motivo y por su reducida distancia libre al suelo, así que no consideramos oportuna una prueba de este aspecto del coche. De esta forma, solamente nos quedaría terminar mencionando que hemos obtenido un consumo de 7,5 litros. Está bastante por encima del homologado y nos obliga a decir que el motor de tres cilindros es bastante sensible y que ha de ser conducido con mucho tacto para rebajar esta cifra.

Opinión coches.com

El Nissan Juke es toda una institución en el segmento de los SUV pequeños. Fue uno de los padres fundadores, pues está celebrando su décimo aniversario, ya con todas las bondades de un cambio generacional. Nissan ha hecho un trabajo muy inteligente en la segunda generación del Juke, pues se han sentado a analizar su producto y se han centrado en reforzar sus puntos débiles. De ahí que tengamos un coche mucho más amplio que su antecesor y con un equipamiento a nivel tecnológico de lo más destacado.

El diseño ya era algo diferencial en el modelo y solo ha requerido una evolución lógica para estar al gusto del cliente actual. Lo mismo pasa con sus materiales y con el refuerzo en la calidad interior. Lo que todavía dudamos es si será sostenible una gama mecánica formada únicamente por el 1.0 DIG-T de 117 CV. Y eso que con el cambio manual nos parece una opción muy adecuada para este tipo de coche. El comportamiento es realmente equilibrado y hace que el Juke sea apto para todo tipo de situaciones.

Nissan Juke 1.0 DIG-T 117 CV manual
7.8 Nota
Lo mejor
  • Estética diferenciada
  • Habitabilidad interior y maletero mejorados
  • Comportamiento dinámico aprovechable
Lo peor
  • Algunos materiales del interior
  • Solo una mecánica disponible
  • Precio de acabados superiores
Diseño8.5
Habitabilidad7.5
Acabados8
Maletero7.5
Equipamiento8
Motor7.5
Comportamiento8
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

Ver galeria (55 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta