A veces es necesario llegar a un punto de inflexión. Ese momento en el que no vale mirar para atrás, sino dar un paso adelante sin miedo a caer. Pues algo así es lo que pensamos al ver el Nissan Micra, que se corresponde ya con la quinta generación del utilitario nipón. Y como podréis ver en esta prueba, el nuevo ejemplar ha roto con lo anterior y supone un cambio bastante radical respecto a sus predecesores.

Precisamente una de las cosas que achacamos a los fabricantes de coches en los últimos años es su continuidad. No es raro que nos encontramos con modelos que apenas han cambiado estéticamente en la última década o que se renuevan con trazos demasiados sutiles. Todo lo contrario pasa en el nuevo Micra, que estrena una imagen completamente distinta, mucho más agresiva y enfocada al mercado europeo.

Porque aunque no lo parezca, el Nissan Micra lleva ya 35 años en el mercado. La primera generación (K10) aparecía en 1982 y estuvo presente hasta que en 1992 llegó la segunda (K11), que fue la más vendida hasta el momento. Con el nuevo siglo, en 2002, era presentada la tercera generación (K12) que aguantaba en el mercado hasta 2010, cuando era sustituida por la cuarta (K13). Este mismo año ha llegado la quinta generación (K14) y tiene un futuro prometedor por delante. Aquí os dejamos nuestra opinión en detalle:

Exterior

Como ya decíamos en la introducción, uno de los cambios principales en el nuevo Micra es su imagen exterior. Se trata de un cambio generacional en toda regla, sin apenas reminiscencias en su predecesor. Si antes este modelo se caracterizaba por las líneas curvas y aspecto simpático, olvídalo. Ahora parece que el Micra ‘ha sacado su mala leche’, tiene un aspecto mucho más agresivo, más deportivo, con aristas más marcadas.

Toma sus rasgos del Nissan Sway Concept, de forma que nos encontramos con un coche más bajo, ancho y largo que los anteriores. Tiene una longitud de 3,99 metros, una anchura de 1,74 metros y una altura de 1,45 metros; con una distancia entre ejes de 2,52 metros. No solo crece, sino que también mejora otros aspectos como la aerodinámica. Con un coeficiente de 0,29 Cx se postula como uno de los mejores del segmento.

El frontal del Micra comienza en su nueva parrilla V-Motion, similar a la de otros modelos de la marca. Desde ahí parten unas nervaduras que dibujan una ‘V’ en el capó. Esas líneas son seguidas por unos nuevos faros alargados, con luz diurna LED en forma de flecha. En la parte inferior del afilado paragolpes se sitúan unos pequeños faros antiniebla. Aunque nuestra unidad sea blanca, este modelo se puede personalizar con hasta 10 llamativos colores de carrocería.

En el lateral se aprecia que las líneas que partían el capó siguen longitudinalmente, pasando por las manecillas de las puertas delanteras y desembocando en los pilotos traseros. Aunque visto de perfil lo que más llama la atención, sin duda, es el pilar C en color negro para conseguir la sensación de techo flotante. A esto ayuda que las manecillas de las puertas traseras estén escondidas en la parte superior, lindando con el propio pilar C.

Hay que decir que este Nissan Micra solamente se venderá con esta carrocería de cinco puertas, así que habrá que acostumbrarse a sus puertas traseras. En la zaga destacan sus nuevos pilotos traseros con forma de ‘boomerang’ que quedan a ambos laterales. En la parte central se dibuja un hexágono que acoge a la insignia de la marca y la matrícula del modelo. La parte baja del paragolpes es más prominente.

Interior

Si decíamos que los cambios en el exterior son notables, en el interior no podemos decir lo contrario. Aquí también asistimos a una evolución sustancial, en la que destacaríamos la mejora en términos de calidad y tecnología. Aunque todo ello teniendo presente de que se trata de un segmento B y que por lo tanto no habrá alardes ni suntuosidad. Lo que sí quieren resaltar es su capacidad de personalización con hasta 125 combinaciones posibles.

Nuestra unidad tenía una muy llamativa que combinaba los colores negro y granate. Se trataba del acabado tope de gama Tekna, por lo tanto la calidad era superior que en otros modelos. Prueba de ello era el cuero que cubría parcialmente el salpicadero y los asientos, dando un toque lujoso. Los ajustes de todos sus elementos son buenos y los materiales agradables, a excepción de un par de plásticos duros en zonas más escondidas.

La distribución del habitáculo del Nissan Micra es bastante tradicional. En el centro de la consola central tenemos una pantalla táctil de 7 pulgadas (de serie son 5 pulgadas) con un funcionamiento correcto, aunque unos gráficos algo anticuados. Por debajo están los controles de la climatización, simples y efectivos. Tras el volante multifunción encontramos una instrumentación con relojes muy grandes y legibles con una pantalla TFT de 5 pulgadas que nos da multitud de datos.

Llama la atención como este utilitario tope de gama, cuenta con elementos tan llamativos como la cámara de visión 360º o el sistema de sonido Bose Personal con altavoz en el reposacabezas del conductor. También que las ventanillas traseras se tengan que abrir con el método de la manivela tradicional y que no haya elevalunas eléctricos ni en opción (los delanteros sí). En general, más luces que sombras en este Micra.

En cuanto a habitabilidad, el Nissan Micra no se queda atrás frente a otros rivales. En las plazas delanteras se va sentado bastante bajo y no hay problemas de espacio. Los asientos son cómodos aunque apenas recogen nuestro cuerpo en curvas. Las plazas traseras quedan algo más penalizadas, pues su acceso no es demasiado holgado y el escaso espacio libre al techo hará que le entre claustrofobia a los más altos. En cualquier caso es mejor que viajen cuatro adultos debido a que la plaza central carece de forma y es más incómoda.

Maletero

El maletero del Nissan Micra tiene 300 litros, lo que le sitúa algo por encima de la media del segmento. Aunque la boca de carga queda algo alta, las formas del maletero son bastante regulares y aprovechables. Bajo el piso nos encontramos un hueco donde va el kit antipinchazos, aunque también se puede pedir una rueda de recambio opcionalmente y sin que varíe la capacidad de carga.

En dicho hueco se pueden guardar objetos pequeños alrededor del kit. Aunque si necesitamos más espacio lo mejor será abatir la segunda fila de asientos en dos partes (60:40) para dejar una superficie de carga mayor. El punto negativo es que dicha superficie no es totalmente lisa sino que queda un escalón.

Equipamiento

El Nissan Micra en España cuenta con cinco niveles de equipamiento bien definidos. Parte del básico Visia, que cuenta con luces diurnas LED, retrovisores regulables eléctricamente, salpicadero en dos tonos, elevalunas eléctricos delanteros o sistema anti-colisión frontal inteligente. Le sigue el Visia+ que añade aire acondicionado y sistema de audio básico con dos altavoces, Bluetooth y audio en streaming.

Por encima está el Acenta, probablemente el más equilibrado con llantas de aleación de 16 pulgadas, faros antinieblas delanteros, retrovisores del color de la carrocería con intermitentes integrados, tapicería en dos tonos, pantalla TFT de 5 pulgadas con Nissan Drive Assist para la instrumentación y táctil de 7 pulgadas para el sistema multimedia con conectividad a Apple CarPlay y Android Auto.

Los dos acabados superiores son el N-Connecta, con  cristales traseros oscurecidos, retrovisores laterales plegables, calefactados y con intermitentes LED; arranque por botón, volante en piel, climatizador automático o Nissan Connect. El Tekna que lleva nuestra unidad se completa con llantas de 17 pulgadas, cámara de visión 360º, sistema de audio Bose Personal con seis altavoces, el escudo de protección inteligente y pack Seguridad plus.

Motor

La gama de motores del Nissan Micra en nuestro país es algo justa, pero adaptada a las necesidades del cliente. Por ello se dispone de dos opciones en gasolina y una en diésel, todas de pequeñas dimensiones adaptadas al segmento B. En gasolina están disponibles el 1.0G, atmosférico de un litro con 73 CV y el 0.9 IG-T, un tres cilindros turbo que rinde 90 CV y que es el tope de gama en este combustible.

La única mecánica diésel era la que se escondía bajo el capó de nuestra unidad. Se trata de un motor 1.5 dCi de 90 CV, el mismo cuatro cilindros turboalimentado que vemos en algunos modelos Renault. Porque aunque no lo hayamos dicho antes, el Micra comparte algunos elementos con el Clio. Debido a la Alianza Renault-Nissan el modelo japonés también se produce en la misma fábrica de Flins (Francia).

Comportamiento

Nos disponemos a comprobar las virtudes del Nissan Micra 1.5 dCi 90 CV ligado al cambio manual de cinco velocidades. Destacar que esta es la única transmisión disponible por el momento y que habrá que esperar para que llegue una automática. No es que nos parezca mal, pues el cambio manual es la opción más adecuada para este coche y aunque no destaque por precisión ni deportividad, cumple su función

Los 90 CV y 220 Nm de par del bloque turbodiésel se entregan de forma lineal y en una curva bastante aprovechable. A pesar de parecer pocos caballos, lo cierto es que son suficientes para la mayoría de situaciones y nos permiten adelantar y hacer otras maniobras con cierta soltura. Acelera de 0 a 100 km/h en 11,9 segundos y tiene una velocidad máxima de 179 km/h.

En marcha, las sensaciones al volante del Micra son bastante satisfactorias. Destaca por su estabilidad y aplomo, que casi parecen de un coche más grande y potente. La calidad de rodadura también es bastante buena, en parte gracias al trabajo hecho con el aislamiento acústico. También por una puesta a punto del chasis que busca el confort y que deja pocas concesiones a la deportividad.

Una de las claves es el Chassis Control, con Control Activo de la Calzada y Control de la Trazada Activo, dos sistemas que ayudarán a un guiado más preciso del coche. Dichos sistemas trabajan conjuntamente con la suspensión y consigue eliminar parcialmente los balanceos. La amortiguación tiene un tarado tirando a blando, pero perfecto para la ciudad y sus badenes.

La dirección del Nissan Micra la encontramos demasiado asistida, pues nos devuelve poco feedback de lo que pasa bajo las ruedas. En definitiva un coche cómodo que además busca reducir los consumos. Con la mecánica diésel en nuestra semana de pruebas hemos podido comprobar que es sencillo bajar de los 5 litros (homologa 3,5 l/100km) siempre que seamos cuidadosos.

Opinión coches.com

El segmento B es uno de los más disputados en la actualidad. Casi todos los fabricantes tienen un utilitario para plantar cara y la mayoría son productos redondos. Pues ahora llega otro contrincante fuerte a luchar por su parte del pastel. Si antes el Nissan Micra no era tenido en cuenta por el público ahora las cosas han cambiado, pues es un coche totalmente nuevo.

Se ve por fuera, en su nuevo diseño más deportivo y juvenil. Se ve por dentro, en su actualización tecnológica y equipamiento. También en sus entrañas, con una nueva plataforma y una puesta a punto interesante. Con el motor 1.5 dCi 90 CV que hemos probado destaca por su facilidad de uso y sus consumos bajos. En definitiva, un nuevo competidor con argumentos para el segmento.

Nissan Micra 1.5 dCi 90 CV
7.3 Nota
Lo mejor
  • Nuevo diseño llamativo
  • Equipamiento con opciones interesantes
  • Bajos consumos de la mecánica diésel
Lo peor
  • No dispone de elevalunas traseros eléctricos
  • Gama de motores no muy amplia
  • Precio algo por encima de algunos rivales
Diseño8
Habitabilidad7
Acabados7.5
Maletero6.5
Equipamiento7.5
Motor7.5
Comportamiento7
Calidad Precio7.5

Galería de fotos:

Ver galeria (43 fotos)

4 COMENTARIOS

Deja una respuesta