Si eres amante de los coches y estás un poco al día de las novedades, seguro que sabes que el Mazda MX-5, el roadster más vendido de la historia, tiene dos versiones, una con techo duro plegable (Roadster Coupé), y otra con el techo de lona (Soft Top).

Esta última sólo puede montar un motor de 1.8 litros con 126 CV mientras que la Roadster Coupé está disponible tanto con ese propulsor como uno de dos litros y 160 CV. Fue este precisamente el que probamos… Y ya os adelantamos que no nos defraudó. Desmiguémoslo ahora un poco más en detalle.

Interior y equipamiento

Todos los MX-5 tienen de serie ABS, control de estabilidad, control de tracción, diferencial autoblocante LSD y amortiguación Bolstein, un conector auxiliar para reproductores externos de sonido y una pantalla LCD situada entre las esferas del cuadro de instrumentos, que informa del consumo medio e instantáneo de combustible y de la temperatura exterior.

No faltan tampoco airbags frontales y laterales, faros antiniebla, ópticas de xenon, lavafaros, climatizador automático, elevalunas y espejos eléctricos y cierre centralizado con mando.

Mazda MX-5. Sierra Madrid - 1107

La variante Sportive lleva un  equipo de sonido Bose con siete altavoces y conexión Bluetooth para el teléfono móvil con reconocimiento de voz. También lleva asientos con calefacción  (fantásticos para días de invierno soleados), de cuero (eso menos agradable cuando hace sol y calor. Incluye también un deflector de viento. Nuestra unidad va pintada con pintura metalizada,

En el MX-5 se va sentado muy abajo y entrar puede ser algo difícil para personas que no sean muy ágiles. Es más grande que el anterior MX-5, pero no lo suficiente si mides cerca de dos metros. Los asientos Recaro son fantásticos y es sencillo encontrar una buena postura (a no ser que uno sea demasiado gordo y tenga que pasar demasiado tiempo en ellos, que por suerte no era mi caso).

Mazda MX-5. Sierra Madrid - 1093

El volante no es regulable en altura, pero sí en profundidad. Muy bien de grosor y de tacto. Incluye los mandos para el bluetooth, equipo de sonido y control de velocidad, y se manejan de forma muy sencilla. El diseño de salpicadero es limpio de formas, muy correcto en cuanto a ergonomía. Sólo es un poco difícil de llegar a los mandos de los elevalunas delanteros (en el centro, algo retrasados) y los espejos (que están en las puertas pero también algo atrás).

La calidad es buena. Los asientos combina el cuero y la alcántara, pero todos los plásticos, aunque son agradables al tacto y parece que envejacerán bien, son un poco duros (los más suaves y gomosos nos gustan más, pero estos no parecen malos).

Exterior

Por fuera llama la atención, pero por estilo, no por llevar un sinfín de alerones o cosas así.  Con respecto a la anterior generación del Mazda MX-5 cambia el paragolpes delantero, los faros y los pilotos. Parece poco, pero con estos pocos cambios han conseguido que parezca más coche, con más músculo. Y eso ha acabado de conquistarnos.

Mazda MX-5. Sierra Madrid - 1137

La capota rígida se acciona soltando un pestillo del techo y pulsando un botón durante unos 15 segundos. Va de lujo, y el único problema es que exige poner el motor en punto muerto… Y parar el coche, claro. Hay modelos que te permiten hacerlo en marcha a bajas velocidades y eso lo eché de menos cuando en medio de la provincia de Segovia me asaltó una tormenta de verano. Pero es un “fallo”, por llamarlo de alguna manera, bastante menor.

En este vídeo que hemos subido a nuestro canal de Youtube puedes ver el tiempo de cerrado de la capota:


En este otro, cómo se abre. Sólo hay que soltar la pestaña que sujeta la capota (un sencillo movimiento) y pulsar un botón. Listo.


Motor y comportamiento

Mazda MX-5. Sierra Madrid - 1140

El MX-5 alcanza los 215 km/h de máxima, pero no es un coche para hacerte 400 km del tirón por autopista a altas velocidades (menos aún con la capota abierta). ¿Por qué no aconsejamos ir a velocidades altas en autopista con este coche? Su propulsor empieza a sentirse cómodo más allá de las 4.000 revoluciones por minuto, con lo que, pese a que su consumo es contenido (7 litros bajos a los 100), cuando te pasas de velocidad, se desboca. con sus 50 litros podemos realizar unos 550-600 km sin demasiados problemas, siempre mezclando todo tipo de trazados. En ciudad es muy complicado bajar de los 13 litros a los 100.

Sin duda, su hábitat natural son las carreteras secundarias que, como además es también el de este conductor que os escribe, hicimos buenas migas. Entre 90 y 120 km/h, descapotado, soportas el ruido y el viento sin problemas y enlaza curvas como pocos coches. Te pide un poco de control al volante, pero también te transmite bastante confianza y estabilidad, pues la suspensión es muy rígida, el reparto de pesos es igual en cada eje y la dirección muy dura. Gracias a eso marcas la trazada en las curvas del puerto con precisión cirujana.

Mazda MX-5. Sierra Madrid - 1138

Como ves todos los ingredientes para ser un juguete divertido: ligero, tracción trasera, un gran reparto de pesos y bajo centro de gravedad. Los ajustes de suspensiones son claramente deportivos. Tiene un aplomo fantástico sin llegar a sufrir demasiado cuando llegas a un badén (esa plaga de nuestras carreteras).

He de apuntar una queja de mi chica: En ciudad decía que le costaba girar la dirección. Y es que lo que puede ser bueno subiendo el puerto de Navacerrada, no es lo más aconsejable para “ratonear ” por calles del centro. Y eso que tiene un excelente radio de giro, que permite realizar cambios de sentido en muy pocos metros.

Maletero

El maletero, pues termina cogiendo mucha temperatura por la situación de las salidas de escape. Ten cuidado con lo que metes en él y el tiempo que pasa dentro, pues puedes encontrártelo “cocido”. Los 150 litros de capacidad son bastante aprovechables: Cabe sin problemas el equipaje de dos personas para un fin de semana.

Mazda MX-5. Sierra Madrid - 1106

Además, del maletero, para lo pequeñín que es el coche hay muchos espacios para dejar objetos: En el túnel central hay dos prácticos posalatas, como en cada puerta (caben botellas también). Hay una guantera entre los asientos (donde está el mando para abrir el depósito de combustible) y otras dos pequeñas tras los asientos.

Rivales

Busca un roadster biplaza como este por algo más de 33.000 euros (nos referimos al de 160 CV con mejor acabado, para que luego no te den un susto en el concesionario). Y en coches.com este Mazda MX-5 con descuento de concesionario oficial tiene un precio de 29.000 euros.

Decíamos que buscases, porque apenas hay. Modelos similares como el A3 Cabrio, el BMW Z4, el Mercedes Benz SLK o el Audi TT Roadster son bastante más caros, y si quieres algo más barato así (convertible, de techo duro), tendrías que buscar un Peugeot 207 CC, que no decimos que sea malo… Pero olvídate de presumir, o por lo menos, de lucirlo como este. ¡Atención a la galería de fotos!

Lo mejor

  • Comportamiento dinámico.
  • Capota rígida.
  • Equipamiento.

Lo peor

  • Sonoridad a más de 120 km/h.
  • Consumos en autovía y urbano.
  • Plásticos del salpicadero.

Galería de fotos del Mazda MX-5:

Ver galeria (24 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta