Hay algunos fabricantes de lujo con una producción anual bastante reducida que prefieren mantener la exclusividad y los altos estándares de calidad en su proceso productivo. Todavía hay marcas como Lamborghini, Aston Martin, Ferrari o McLaren emplean un buen número de horas en ensamblar casi de forma totalmente artesanal sus automóviles. Hoy vamos a hablar de un McLaren 720S Spider en el que se ha empleado más tiempo aún por una particularidad.

Hablamos de una unidad del nuevo Super Series descapotable que fue mostrada durante el pasado Salón de Ginebra y que ha sido personalizada por el departamento McLaren Special Operations (MSO). Lo más destacado en este ejemplar es el trabajo que se ha hecho con su pintura. Han creado un nuevo tono, bautizado como “Coriolis”, que combina los colores Cerulean Blue, Burton Blue (usado por el McLaren 720S GT3) y el Abyss Black.

El color tritono “Coriolis” fue aplicado en las zonas más importantes a nivel aerodinámico, en lugares como el splitter delantero, las tomas de aire, las taloneras, retrovisores o el alerón trasero. Lo cierto es que combina a la perfección con el Meteorite Grey que es otro de los colores desarrollados por MSO. Aunque su aplicación es bastante compleja y la marca británica tardó 260 horas en pintar este peculiar McLaren 720S Spider.

Eso ya es mucho más de lo que se tarda en producir la gran mayoría de coches actuales. Echando cuentas, si hubieran trabajado ocho horas al día con su pintura, habrían tardado 32 días y medio en terminarlo. Alrededor de mes y medio si descontamos los fines de semana. Hay que tener en cuenta datos de esta índole para encontrar la explicación a los abultados precios que tienen este tipo de vehículos. Para ilustrar os dejamos el vídeo que recoge el proceso y el acabado de dicho McLaren 720S Spider por MSO.

Fuente: McLaren

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta