El maestro de los hot rods Bodie Stroud y su equipo construyeron este Ford Mustang de 1969 con un motor de competición del mismo año en su interior. Pero no era un propulsor más. Se trata de una joya, un V8 de aluminio de más de 8.000 cc. Y 700 CV de potencia que perteneció a la leyenda Mario Andretti, y del que solo se hicieron 10 unidades.

La película sigue el complejo y creativo proceso de fabricación. Desde sus primeras etapas, hasta el final, cuando se presentó en el Salón de SEMA en Las Vegas, donde Bodie se encuentra cara a cara con el propio Mario Andretti. Julian King es el artífice detrás de las imágenes, que nos cuentan la historia de la restauración de esta pieza de coleccionista.

Y aquí, en este vídeo con la técnica de time-lapse (la misma que vimos en la construcción acelerada de infraestructuras), se puede ver el proceso de restauración entero desde el taller.

Vía: Urban Fire
Fuente: Bodie Stroud

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta