La velocidad máxima que puede alcanzar un Bugatti Chiron es de 420 km/h, pero en teoría podría ir más rápido, ya que Bugatti decidió poner una limitación electrónica… porque actualmente no hay neumáticos fabricados que sean seguros a mayores velocidades. Créenos, esa velocidad que alcaza es una auténtica barbaridad. Y cuando ves cómo es ir en un coche a más de 400 km/h acabas de convencerte (si es que lo dudabas).

Los vídeos on-board (con la cámara dentro del habitáculo, con la vista del conductor), son a menudo aburridos. Sobre todo si se desarrollan, como en este caso, en una pista anchísima y solamente consiste en ver cosas que pasan a cierta velocidad, a mucha distancia, por lo que esa sensación de velocidad no se traslada al espectador.

Así, ves cómo su aguja avanza decenas de km/h en segundos hasta superar las 261 millas por hora (420,04 km/h) y luego cómo frena en un momento y baja hasta 150 m/h (240 km/h, una cifra que sigue siendo escandalosa)… y sigues sin inmutarte.

El vídeo que verás a continuación se grabó en la pista de pruebas de Johnny Bohmer (Florida, EE.UU.) el pasado 1 de diciembre, donde Bohmer usa una pista de hormigón de 300 metros de ancho para hacer este tipo de ensayos. En el vídeo se ve al coche, conducido por Tim Schmidt arrancando de manera bastante tranquila… para pasar a pisarle a fondo a partir de 150 km/h y pasar de ahí a 250 km/h en un suspiro. Las tomas desde e interior sí te harán ver lo salvaje de estas marcas:

Vía: Johnny Bohmer Proving Grounds

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta