Cuando el clima se pone duro, los coches lo sufren. hemos visto vehículos arrastrados por corrientes de agua, sepultados por la nieve y destrozados por un huracán (ojo a la flota de taxis de Nueva York tras el paso del Sandy).

Pues bien, el tiempo no dio tregua el fin de semana pasada a la ciudad balnearia de Mar del Plata, uno de los principales centros turísticos de Argentina. Un violento temporal llegó a la ciudad y, con él, llegó el mayor enemigo de los coches aparcados en la calle, unas bolas de granizo muy grandes, del tamaño de las piedras llegó a alcanzar al de una pelota de ping-pong.

Los daños fueron grandes. Se rompieron vidrios y tejas, además de que cayeron algunos árboles y postes de tendido eléctrico por el fuerte viento. Y por supuesto, los coches también se vieron muy afectados, ya que la tormenta fue tan rápida y violenta que apenas hubio tiempo para resguardar los vehículos.Nadie esperaba la tormenta, además, ya que la temperatura rondaba los 25 grados, hacía sol y los servicios meteorológicos no anunciaron la tormenta (estos fenómenos se desarrollan y desaparecen en apenas dos horas)

¿Se puede hacer algo en estas circunstancias para evitar que el granizo deje huellas sobre la carrocería del coche? El protagonista de este vídeo cree que sí. No dudó en poner en juego su salud con tal de que las piedras no abollasen el techo de su Citroën C4 Sedan. El hombre parece nadar sobre el coche, tratando de evitar que las piedras alcanzasen la chapa. Mueve frenéticamente brazos y piernas cual limpiaparabrisas… Luego aparece un amigo con una alfombra intentando proteger el coche… Aunque todo el esfuerzo de Granizman, como ya le llaman en Twitter, fue en vano.

Entendemos la preocupación de este hombre, ya que las compañías de seguros no suelen cubrir daños de este tipo con las pólizas más baratas. Pero si te podemos dar consejos más útiles para preparar tu coche para el invierno y para conducir seguro con nieve, lluvia, viento o hielo.

Vía: Microsiervos

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta