Los jugadores de Tetris recordarán lo difícil que eran los últimos niveles del juego donde tenían que encajar las diferentes piezas a una velocidad extrema. Mucho más difícil debió de ser para estos trabajadores de la obra entrar en una furgoneta de seis plazas siendo cuarenta. Los más nostálgicos recordarán como entraban hasta diez en los antiguos MINI de apenas cinco plazas, e incluso puede que algunos recuerden a este conductor que metió cuatro vacas en su coche.

De acuerdo con el portal de noticias Weird Asian News, los guardias de tráfico en el sur de la ciudad china de Chonging observaron una pequeña furgoneta circulando de manera errática. Se desplazaba de un lado al otro de la calzada causando numerosos incidentes, por lo que los policías decidieron pararla. Para su sorpresa, encontraron que la furgoneta estaba cargada con cuatro decenas de personas y todo lo que se podía ver desde la ventana era una ensalada de hombros, piernas, cabezas y chalecos naranjas.

Cuando los agentes abrieron la puerta, varios de los albañiles salieron despedidos y poco a poco salieron el resto, 39 hombres y una mujer. Los trabajadores se dirigían al otro lado de la ciudad. Los asientos habían sido retirados de la furgoneta para facilitar la entrada de tanta gente pero no la conducción del vehículo que se tambaleaba con el peso de tantas personas. Al parecer no es algo nuevo este tipo de situaciones, o al menos eso es lo que el conductor les contó a los policías que no tuvieron reparo en multar al conductor por sobrecarga del vehículo.

Vía: Autoblog

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta