Quienes quieren a su coche lo miman con cariño y lavan la carrocería con frecuencia. Muchos acuden (acudimos) a esos centros con agua a presión donde cuidamos que el agua no dañe la chapa, no acercándonos demasiado. Pues bien, en este vídeo que te mostramos a continuación puedes ver qué ocurre al hacer precisamente todo lo contrario.

De acuerdo, enviar agua a una presión de 3.000 bares es bastante más de lo que es capaz el centro de lavado de tu barrio. De hecho, cuando te enteras que a poco más de 1.000 bares el agua a presión es capaz de cortar piedra, empiezas a entender que ese chorro de agua no es normal. A nadie le gustaría que su coche tuviese que lidiar con semejante explosión de agua concentrada… y mucho menos una parte de su cuerpo.

Pues bien. La gente de SpotOnStudios.dk en YouTube ha pillado un Peugeot 206 y ha decidido que veámos de lo que es capaz un chorro de agua de semajante calibre. En el vídeo a continuación puedes ver que hacer salatar la pintura, reventar cristales o destrozar los neumáticos es coser y cantar:

¿Por qué hacer un vídeo como este? Ciertamente, ver el poder de destrucción del agua concentrada puede ser placentero, pero los creadores del vídeo no suelen realizar contenidos tan salvajes como este. Eso sí, la próxima vez que estemos sacando mosquitos del frontal del coche recordaremos sin duda este vídeo mientras echamos de menos algo más de potencia de la pistola de agua.

Fuente: Youtube SpotOnStudios.Dk

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta