Los faros escamoteables son algo totalmente prescindible, pero también es cierto que es imposible hablar de ellos desde la racionalidad. Porque la verdad, tienen poca (problemas de fiabilidad, aumento de peso…).

Pero es justamente eso lo que cautivó a toda una generación en los ochenta, el hecho de ser tan espectaculares y divertidos.  Aparecían y desaparecían como Madonna en un concierto. Que locura la de aquellos años

Es por ello que navegando por internet, acabamos encontrando un ya de por sí surrealista vídeo de la web Car Throttle, que se preguntaba cómo se verían los deportivos actuales con faros escamoteables.

El resultado deja a los usuarios en un debate más polémico del que si la tortilla de patatas lleva cebolla o no (en realidad aquí no hay debate, por supuesto que lleva).

Lo cierto es, que en defensa del responsable de este experimento, si bien en algunos modelos el resultado es una aberración comparable a la del Dr Frankenstein, en otros el resultado es interesante. Del Porsche Cayman al Mazda MX-5 2015, prepara las palomitas… y también el colirio, pues hay varios que provocan molestias oculares.

Vía: Jalopnik

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta