A comienzos de año, MINI nos sorprendía con este vídeo de un MINI Countryman JCW, preparado por MINI Motorsport tratando de hacer el que sería el primer backflip de la historia hecho por un coche, sin ayudas externas:

Cierto es que en este vídeo, grabado entre los contenedores del puerto de Lyon, apenas se ve maniobra de despegue… aunque anunciaba que pornto veríamos el aterrizaje. No mentían. Apenas un mes después, el piloto francés Guerlain Chicherit se puso manos a la obra para conseguir el reto.

Para evitar posibles problemas que pudiesen surgir si lo intentaban entre contenedores, intentaron la hazaña en una rampa a la estación de esquí francesa de Tignes. Cierto es que revolucionar a tope un coche y no girar el volante dirigiéndose a toda velocidad hacia una rampa no requiere de demasiadas habilidades… pero la vuelta en el aire que da es simplemente espectacular. Como siempre, MINI se demuestran unos genios del marketing.

1 COMENTARIO

Deja una respuesta