Se trata de una de las firmas mas cotizadas por los bolsillos adinerados de todo el planeta. Ningún rico tiene el suficiente postín si en una de las plazas de su extenso parque automovilístico no descansa un flamante Ferrari, y es que el Cavallino Ranpante es quizás la marca emblema de las clases mas altas del estrecho escalafón social.

Símbolo de elegancia y distinción, la firma italiana continua fiel a la tradición, fabricando vehículos que adelantan el futuro y que destacan por su fiabilidad y potencia. Sin embargo no todo son buenas noticias en el paraíso.

Hace escasamente unos días, un Ferrari Enzo 240 mph, el mas rápido hasta la fecha fabricado por la marca, se hundía en la costa atlántica de Canadá después de que el piloto Zahir Rana perdiera el control del vehículo cuando circulaba a gran velocidad por la carretera de Newfoundland Targa, en el país norteamericano.

El coche, valorado en 1 millón de libras dio un giro de 180 grados antes de desplomarse al agua. Tanto Zahir como Roland Linder consiguieron milagrosamente salir ilesos del siniestro.

Gracias a la ayuda de un coche de apoyo especializado, los trabajadores de Ferrari consiguieron sacar el vehículo del agua pocas horas después, posibilitando así el comienzo de las labores de reparación.

Según declaro el piloto instantes después, el automóvil solo había sufrido “daños leves” en el parachoques delantero, asegurando además que seria el mismo quien correría con todos los gastos de reparación. “Mi primer pensamiento fue que amo a mi Enzo, para mí es una de las cosas más importantes que existen, aunque después pensé que solo se trataba de un coche”.

Las imágenes del accidente han quedado grabadas para la posteridad.

Vía: Ociomotor

1 COMENTARIO

Deja una respuesta