Las salinas de Bonneville, a las afueras de Slat Lake City (EE.UU.) son uno de los grandes centros de peregrinaje de los fanáticos de velocidad, que se acercan a romper los récords más insospechados ya que es uno de los lugares naturales más extensos y llanos del planeta Tierra.

Uno de esos apasionados por llevar coches al límite es Jeff Gerner, que en 2011 ya intentó romper el récord mundial de la berlina más rápida. Se quedó corto en su intento, así que hace poco se presentó con todo su entusiasmo renovado y un coche con 1.100 CV de potencia en busca de otra oportunidad.

Jeff Gerner es una persona especial. Tiene un taller de alto rendimiento en Missouri, For Ring Performance,  donde construyó este fabuloso coche. Es uno de esos tipos que hace de Bonneville un lugar casi espiritual. Allí personas de todos los ámbitos de la vida, y todas las pasiones automoción convergen en un desierto de sal desolado cubierto para compartir su un amor por la velocidad.

¿Qué sedán eligió? ¿Un potentísimo BMW M5? O un Porsche Panamera? En absoluto, eligió un Audi S4 con 20 años, de 1992. Pero no cualquier Audi S4, sino un S4 ur, un cinco cilindros turbo venenoso muy modificado para tener casi todo 1100 caballos de potencia que Jeff lo construyó él mismo. Su historia (que aquí puedes ver en dos partes) es la personificación de la búsqueda de la velocidad:

Parte 1, la preparación:

Parte 2: la carrera


Fuente: Quattroworld
Vídeos: eGarage.com

1 COMENTARIO

Deja una respuesta