Hoy te traemos uno de esos vídeos que demuestran la pasión por los coches clásicos… Y por Ferrari en particular. Andy Greene tiene un taller Sports and Vintage Race Cars en Savannah (Georgia, EE.UU). especializado desde hace 30 años en el cuidado de joyas salidas de Maranello.

Ese taller es un lugar especial, un paraíso donde se mantienen coches antiguos y, en algunos casos, vuelven a la vida. En estas tres décadas, Andy se ha convertido en uno de los mecánicos de Ferrari más importantes de Estados Unidos.

Uno de los coches favoritos de Andy es el Ferrari 250 GT SWB, antesala del mítico 250 GTO. Presentado en el Salón de París en 1959, fue el primer Ferrari en tener frenos de disco y su motor V12 rendía hasta 280 CV, lo que lo convertía en el Ferrari más potente fabricado hasta la fecha (si olvidamos el exclusivo Ferrari 410 Superamerica (340 CV). Acelera de 0 a 100 Km/h en 6 segundos, y alcanza 245 km/h.

Su principal característica era que la distancia entre ejes se acortó a 240 cm, mejorando su manejo con respecto a sus predecesores de la serie 250. Se fabricaron solamente 250 unidades. Las primeras 21 fueron destinadas a la competición, con carrocería de aleación en lugar de acero. Luego, en 1962, llegaría la versión de calle, denominada Lusso apareció en 1962, con una carrocería de acero, pero con el capó, la puerta del maletero y las puertas de aleación.

Se trata de uno de los Ferrari más elegantes jamás construidos, con unas líneas muy suaves y un frontal alargado diseñado por Pininfarina, que cautivó a los más acaudalados de la época, entre ellos el actor Steve Mcqueen. El Lusso montaba un motor de 250 CV, derivado directamente del 250 GT. Su tercera versión fue el 250 GT SWG California Spyder, con carrocería Scaglietti y motor de 280 CV. Hoy en día su valor es altísimo. Las unidades de competición pueden alcanzar dos millones de euros y los California Spider todavía más.

Ahora, la gente de Petrolicious pasa un día con Andy, el responsable de cuidar estos coches con los que nosotros soñamos solamente con poder verlos un día. Él se siente responsable de mantener estos coches increíbles a punto para que pudan disfrutarlos y aprender las generaciones futuras. Y de vez en cuando, esos día que necesita relajarse, sale a dar una vuelta en este precioso Ferrari 250 GT SWB Berlinetta. Se lo ha ganado:


Fuente: Petrolicious

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta