Mercedes ha jugado a ser Skoda. Los checos son especialistas en alargar las plataformas del Grupo VAG al límite, ganando espacio, maletero… y con medidas exteriores cercanas a un segmento superior. Y eso ocurre justo con el nuevo Mercedes GLB. Un coche sin rivales entre las marcas premium. Y entre las generalista, apenas el Volkswagen Tiguan Allspace cuenta con armas similares.

Sobre la misma plataforma del Mercedes Clase A o el GLA, los de Daimler han conseguido crear un SUV apenas tres centímetros más corto que el GLC. Y que además, por sus formas más rectas en lugar de curvas, cuenta realmente con un interior muy amplio, como puedes ver en este vídeo:

La unidad que protagonizó nuestra prueba contaba con dos pilas de asientos, pero con 2,89 metros de distancia entre ejes el GLB es capaz de albergar hasta tres filas de asientos. Obviamente, son plazas que sirven para sacar de un apuro. Y no renuncia a un buen maletero, con 560 litros de capacidad. Y, llegado el caso, con los respaldos reclinables de la segunda fila de asientos, puede aumentarse hasta 179 litros.

Sí, todo esto en un SUV compacto, que cuenta con la excepcional tecnología de conectividad y multimedia de la marca, con esa ya clásica doble pantalla unida visualmente. No falta una gama de motores muy solvente unida a un tarado de suspensión orientado a la comodidad pero que no provoca grandes oscilaciones de la carrocería en curva. Y con la tracción total 4Matic, de serie en las mecánicas más potentes pero con un sobrecoge en las básicas no exagerado, garantiza una mayor seguridad y, con una buena distancia libre al suelo, se atreve con pistas de tierra sin despeinarse.

Galería de fotos:

Ver galeria (43 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta