El año pasado ya os hablamos del parking autónomo en el Museo Mercedes-Benz, una solución desarrollada por Daimler y Bosch. Conseguían que los coches se dirigieran por sí solos a su plazas de aparcamiento asignadas y que posteriormente vuelva a su usuario de la misma forma. Esto había comenzó en dicho parking privado de Stuttgart, pero parece que se va a seguir expandiendo y ya están realizando pruebas en China.

En este tiempo se ha observado el enorme ahorro de tiempo y esfuerzo del que se benefician los usuarios con esta tecnología. El lugar elegido ha sido Pekín, ciudad conocida por sus problemas de tráfico y también de contaminación. Allí Daimler también obtuvo una licencia para probar coches autónomos de nivel 4, así que era el emplazamiento perfecto para la prueba piloto. Con este parking automatizado se pueden aparcar un 20 % más de vehículos.

Y como se puede apreciar en el vídeo, su funcionamiento sigue siendo de lo más sorprendente. El coche es dejado en el área designada y el usuario ya puede bajarse y dejarlo. A continuación desde la aplicación móvil lo dirige hasta la plaza de aparcamiento designada, que ha sido reservada anteriormente. El vehículo, que cuenta con la tecnología pertinente, llega a la plaza y aparca con total precisión y seguridad.

La recogida del coche es igual de sencilla, basta con volver a la app y seleccionar la opción para que el vehículo se dirija por sí solo al área señalada. La única limitación actual para este sistema es que los vehículos que no cuenten con la tecnología no podrían funcionar en este parking autónomo. Sin embargo, la idea es buena y en un futuro puede prosperar al aportar esa comodidad al usuario. Veremos si próximamente Mercedes y Bosch abren más aparcamientos de este tipo en otros países.

Fuente: Daimler

Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta