La posición del asiento en un coche de Fórmula 1 no se parece en absoluto a lo que conocemos en los coches de todos los días. Los pies del conductor apuntan hacia arriba y la visibilidad es malísima, ya que la posición en el coche tiene que ser tan baja como sea posible para no comprometer su centro de gravedad.

En este vídeo de la escudería de Fórmual 1 Mercedes AMG Petronas, su piloto Nico Rosberg, demuestra que los conductores van reclinados sobre un potro de tortura (similar a la mesa de un ginecólogo) de fibra de carbono… que pretende ser un asiento.

Es complicadísimo encontrar un equilibrio entre comodidad y peso… y ver por encima de la rueda que simula el morro del monoplaza.

Fuente: Mercedes AMG Petronas

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta